Sábado 26 de septiembre, 2020
  • 8 am

“Compañerismo sí pero si ibas al baile te sacaban del plantel”

“En la selección de 1971 creo que lo que primó fue el compañerismo, algo que sigue siendo clave para llegar a los logros. Se formó una familia, que fue la que logró ese campeonto de forma invicta con dos fechas de anticipación. Se ganó en el Koster ante Soriano, en lugares donde costaba ganar. Con jugadores como Juan José Bourdín, ‘Caballito’ Méndez, ‘Pichirica’ Fagúndez, el ‘Indio’ Dalmao, el ‘Chancho’ Lagos, el ‘Pata’ Izaguirre. Recuerdo el primer partido que jugamos de local en el Dickinson con mucha gente, ante Colonia, que tenía un cuadrazo porque eran varias ligas de donde sacaban jugadores; Colonia era una potencia. En la semana se hablaba que ‘jugador que sale de noche a baile o cumpleaños no juega’, en eso eran estrictos. No sólo no jugabas… te sacaban del plantel, y yo con 18 años era titular y lo que quería era jugar. Entrenaba mucho en la semana para eso. Hoy todo cambió.”
“DISCULPE PADRE”
“En Colonia jugaba un delantero de apellido Navadían, que era cura, un hombre muy respetado. A mí me enseñaron a ir a cortar abajo, fuerte, pero justo él era un delantero rápido… y qué hice? En una fui con todo abajo y lo saco de la cancha; lo tiré por arriba del túnel. Después él se reía porque yo le decía perdón, ‘disculpe ‘Padre’ no lo ví venir’ y él dijo ‘esto es el fútbol, un juego’, que es lo que te deja el fútbol, amistades, en este caso en todo el interior por haber jugado en muchas selecciones salteñas.”

En el Koster: “nunca ví tanta gente de Salto ir a vernos”

“Antes de cada barrio salía un buen jugador que después iba a la selección, por eso iban hasta casi 10.000 personas al estadio a vernos, y cuando se salía a fuera iban no menos de 3.000 personas a ver Salto a lugares lejos, hablo ya por el campeonato del interior, como se decía antes, cuando jugábamos en San José, Maldonado; ahí jugamos después de salir campeones del Litoral en el 71′.”
‘USTED FUE EL MEJOR ‘4’ QUE VIMOS JUGAR”
“En el partido en el Koster, que ganamos 3 a 1 y a falta de dos fechas salimos campeones, nunca ví tante gente de Salto; gente en camión que fue a vernos, todo un orgullo para mí. Después con el correr de los años te encontrás gente en la calle, algunos que no recordaba, decirme ‘yo fui, yo estuve en ese partido, lo ví jugar a usted’; eran gurises que hoy crecieron y tienen el recuerdo de haberme visto jugar, que iban con su padre a ver la selección y me dicen ‘para nosotros usted fue el mejor ‘4’ que vimos jugar’. Es lo más hermoso que me ha quedado en la vida, lo que me dejó el fútbol y la selección.”

“Si los mandó Rocha…”

“Cuando puedo voy a ver Nacional, en la liguilla sobre todo, y la selección. Hay mucha rivalidad, la sociedad cambió para mal, mucha violencia, la gente no entiende el fútbol. No disfrutan de un espectáculo, sólo se quiere ganar y hacen cosas que afean el fútbol. Es un juego y la selección lo máximo, pero se perdió el amor a la camiseta, el campito, todo es físico, otro fútbol. Las puertas que abre el fútbol! Jugué con jugadores de Paysandú, eternos rivales, me dicen ‘Sapito’ andá por allá, te doy la llave del auto, de mi casa’, un ejemplo. La amistad perdura. Luego de los 35 jugué mucho Senior. Fuimos al Morumbí con exjugadores de selecciones de Brasil. Cuando llegamos el gerente del estadio nos dice ‘acá se juega poco, siempre está cerrado, pero si los mando Pedro Rocha…’ Fue una llamada y abrieron. Ahí marqué a Ze Carlos, que en una de sus clásicas por la raya le voy abajo y lo saco de la cancha. Después le dijo a Rocha ‘este chiquito no anda con vueltas’. Después, por supuesto, hice amistad con un grande como Ze Carlos”