Sábado 26 de septiembre, 2020
  • 8 am

“Salir campeón con la camiseta del departemento es lo máximo”

Toda su carrera en Nacional, la única casaca que vistió desde los 13 años. Jorge ‘Sapito’ Texeira, una leyenda del fútbol salteño, que con 18 años fue campeón del Litoral con Salto en 1971. También jugó muchos años en la selección senior, incluso partidos internacionales. En diálogo con CAMBIO contó su vida en el fútbol.
“Nací en el Cerro, cerca de la cancha de Nacional, en Charrúa a la altura del 11, frente al Rowing. Desde niño me gustó jugar a la pelota en la calle. En esa época había menos tránsito y más espacios libres que hoy no existen. Si bien estaba la vieja cancha del Rowing, siempre estaba llena de rosetas. Pero ahí me críe jugando al fútbol con gurises de mi edad y de la zona del Cerro, la mayoría hinchas de Nacional de Salto.”
“POR LA NATACIÓN CONOCÍ A HARLEY LIZACNO”
“En esos años, como sabrán, no existía el baby fútbol, entonces con 13 años tenías que inscribirte en las inferiores de un club, y yo elegí Nacional porque era hincha. A mí me gustaban varios deportes, como la natación, que también practicaba. Lo que muchos no saben es que fui un buen nadador, en el río Uruguay, donde antes se hacían muchas competencias. En la natación conocí al profesor Harley Lizcano, que en ese entonces estaba al frente de las inferiores de Nacional y así es que llego a Nacional y desde gurí hasta terminar en el mismo equipo, muchos años en primera. En mis comienzos jugué de ‘8’, de ‘5’ y de ’10’, pero después yo mismo me adapté a jugar de ‘4’, y ahí me fui afirmando. Los técnicos de Nacional me ubicaron y me enseñaron a marcar, a pararme firme, a mirar la pelota, a anticipar, y me gustó mucho ese puesto, en el que terminé jugando toda mi carrera, hasta el Senior, donde tengo lindos recuerdos.”
“Nacional me lleva también jugar en la selección y salir campeón con la camiseta que representa al departamento es lo máximo. Como todo, fui ascendiendo de categoría. En aquel entonces, fines de la década de los sesenta, había cuarta, tercera y reserva, donde jugaban jugadores de primera y alternaban hombres y gurises de cuarta, entre los que estaba yo. Eran otros tiempos. A mí me servía de mucho esa reserva.”
“A los 16 años subí a primera, con técnicos como el ‘Pacho’ Jardin, ‘Tapichí’ Nan, ‘Polocha’ Luzardo, que fue quien me ascendió a primera. También me dirigió el ‘Chumbo’ Paiva, ‘Perucho’ González Acuña. Recuerdo haber jugado de compañero con un gran jugador que tuvo Nacional, el ‘Ronco’ García, que estaba ya en el final de su carrera y yo era un gurí. Fue darme un gusto haber jugado junto a una gloria de Nacional. También los hermanos Castro, que eran de Bella Unión, Luis Cáceres que era un ‘9’ goleador, como era el ‘Paisano’ Finozzi, de los grandes con los que me tocó jugar.”
“TE IMAGINÁS COMO ME SENTÍ…”
“En el segundo año en primera, en 1970, me citan a la selección, que justo dirigía el técnico de Nacional, ‘Perucho’ González Acuña. Te imaginás cómo sentí estar citado a la selección; lo más grande para un jugador, al menos en aquella época. Había grandes jugadores y fue un sueño cumplido. Al año siguiente don Raúl Banfi me cita nuevamente a la selección y tenía ahí 18 años, para esa época donde a una selección iban hombres que tuvieran las condiciones de no ‘arrugar’, era bravo. Había que meter. Jugar de local ante 8.000 personas, era lindo y un gran desafío. Antes en el estadio entraba más gente y también iba más gente a ver la selección. Después, jugar en Río Negro, en el Koster, en Paysandú, el Paseo 7 de Setiembre que era el estadio de Artigas, lugares donde sacar un empate era como un gran triunfo; hasta jugar en Colonia era complicado. No cualquiera iba a la selección; había jugadores con temperamento, más con el ‘Tío’ Banfi, como lo conocían en 1971.”