Sábado 26 de septiembre, 2020
  • 8 am

La Policía advierte adoptar recaudos para evitar ser víctimas de maniobras fraudulentas

Debido a la situación de emergencia sanitaria por la que atraviesa el país y la mayor presencia de adultos mayores en sus hogares, la Jefatura de Policía de Salto alerta a la población que en los últimos tiempos se han detectado un mayor número de casos de estafa que tienen como víctima a personas de esa franja.
Se trata de delincuentes que haciéndose pasar por un familiar primero vía telefónica consultando sus datos personales y como por ejemplo: “Si tienen dinero en su casa o banco”, luego les advierten o concurren al domicilio con el cuento de que el dinero se les vence presumiendo ser un profesional (abogado, contador, escribano, empleado bancario etc), desconociendo las víctimas que se trata de una estafa.
Es con esa finalidad que se exhorta a la ciudadanía en su conjunto -y en especial, a nietos e hijos, sobrinos, familiares cercanos y amigos- a que se comuniquen con los adultos mayores de su familia, les informen de la existencia de estas maniobras, que generen claves de comunicación, conformando un círculo de protección con herramientas para que la víctima, si recibe una de estas llamadas, no sea engañada.
DOS ANCIANAS FUERON ESTAFADAS: LE LLEVARON TODA LA PLATA QUE TENÍAN
Dos mujeres fueron estafadas mediante la modalidad del “cuento del tío”, ayer miércoles.
Según el informe policial, a las 18.58 la policía recibió la denuncia desde calle rincón al 400. Allí, una mujer mayor de edad dijo que la había llamado una persona quien le dijo que era un familiar, y le advirtió que el dinero se iba a vencer y que concurriría un contador a buscarlo.
Luego de un rato un hombre llegó hasta la casa de la mujer asegurando ser un contador público solicitando el dinero, cosa a lo que la mujer accede: Le entregó US$ 1.600 ( mil seiscientos dólares americanos) y 32.000 (treinta y dos mil pesos uruguayos).
La hermana de la mujer, presente en el lugar, también entregó dinero al hombre: en este caso la entrega fue de US$ 145 (ciento cincuenta y cinco dólares americanos) y 9.000 (nueve mil pesos uruguayos). El supuesto contador se retiró del lugar con el dinero.