domingo 5 de febrero, 2023
  • 8 am

Los niños expuestos al humo de tabaco en el hogar tienen mayores riesgos en la salud

Por Andrés Ferreira.
Se ha notado un incremento de madres jóvenes que no toman conciencia de los daños que le pueden generar a la salud del bebé fumando cigarrillos, embarazadas o con bebé ya en brazos, continúan haciéndolo. En este sentido CAMBIO entrevistó al Dr. Ricardo Hermann – Médico Pediatra y Jefe de Servicios de Pediatría del Hospital de Salto – recabando información sobre lo perjudicial que resulta ser el humo de tabaco para recién nacidos y consecuencias que el mismo puede provocar.
“EL CIGARRILLO ES TÓXICO”
El Dr. Hermann dijo que el humo del cigarrillo es más toxico que consumir cigarrillos, partiendo desde esa base, los derivados de la combustión del tabaco y los gases que se eliminan al permanecer en el ambiente, toda persona que lo inhale se transforma en fumador pasivo. “Eso son gases son tan nocivos como consumir directamente el cigarrillo, si un niño convive en un ambiente donde los integrantes de la familia tienen el hábito de consumir cigarrillos y tabaco, al exponerse frecuentemente a estos gases surgen consecuencias cardiovasculares y también como todo fumador sabe, el cáncer de pulmón está asociado al humo de cigarrillo, aunque pueden surgir otros cánceres como hepático, de próstata o de estómago” agregó.
NIÑOS
Los niños no fuman directamente, siempre se transforman en fumadores pasivos porque su madre, su padre u otro familiar en el hogar consume cigarrillos y al estar expuestos tienen mayor riesgo de tos crónica, disminución de la capacidad de sus pulmones, bronquitis, neumonía y otitis. Consultado el Dr. Hermann dijo “el humo de tabaco queda en los ambientes cuando los consumidores fuman dentro del hogar, ahí es cuando el niño se transforma en fumador pasivo y comienzan las consecuencias en las partes bronquiales, si el niño que convive en ese ambiente presenta una enfermedad bronquial como el asma es realmente perjudicial para él, siendo más frecuente las crisis de asma e incluso puede ser de una gravedad mayor”.
RECOMENDACIONES
Las recomendaciones van dirigidas hacia el adulto fumador y no al niño que es fumador pasivo, ya que quien provoca las consecuencias en la salud es el consumidor directo de tabaco. Hermann recomendó que donde hay niños en el ambiente conviviendo no se debe fumar. “Si hay alguien en la familia que no puede abandonar el hábito y quiere fumar tiene que hacerlo fuera del domicilio, al aire libre, al fumar dentro del ambiente el humo de tabaco queda concentrado dentro y los gases nocivos harán sus efectos negativos en la salud del pequeño, enfermedades crónicas se presentan mucho más cuando se fuma dentro del hogar, es algo de mucha ayuda para no generar problemas de salud en el niño y los demás integrantes de la familia que la persona salga fuera, consuma y vuelva a entrar” agregó.
ASMÁTICOS
“El niño sano debe permanecer mucho tiempo, días y constantemente inhalando el humo de tabaco que está en el ambiente para presentar dificultas, los niños asmáticos no, con tan solo estar un período de tiempo corto inhalando el humo de tabaco su asma puede manifestarse más, con más frecuencia y más intensidad debido al humo de cigarrillo” explicó Hermann.