Jueves 22 de octubre, 2020
  • 8 am

Valdez & Cía colocó el 100% de los vacunos en la pista de Valentín

En una tarde calurosa, con muy buen marco de público entorno a la pista del local de la Asociación Fomento Rural de Valentín, la firma José A. Valdez & Cïa, colocó el 100% de la oferta que paso por pista, ya que debido a temas de fuerza mayor impidieron que ingresara a pista la mayor parte de la oferta de ovinos.
Andrés Dacol, integrante de la firma en Salto, se disculpó con los clientes por la ausencia de esta oferta en la pista, debido a temas que fueron ajenos a la empresa. Lo que pasó por pista se pagó a valores corrientes del mercado. En este sentido las ovejas se pagaron entre 30 y 43 dólares, con un promedio de US$ 41, mientras que las piezas de cría cotizaron a US$ 30.
La oferta vacuna concurrió en su totalidad a la pista y en un marco de agilidad y dinamismo se logró vender el 100% de la oferta, a valores “acordes al mercado actual”. Dacol remarcó que “todo lo que entraba, ya tenía una oferta rápida. Fue remate ágil”. Si bien “se notó la falta de agua en la zona”, el consignatario destacó la calidad de los ganados que pasaron por la pista, por lo que “se defendieron solos”.
En este contexto las vacas preparadas y gordas, se pagaron entre US$ 530 y US$ 548, con un promedio de US$ 539. Las de invernar promediaron US$ 428, con ganados que llegaron a pagarse US$ 512. En las vaquillonas el promedio US$ 401 se dio con lotes entre US$ 361 y US$ 480, por su parte las piezas de cría un único precio de US$ 325.
En los machos, los novillos de más de 3 años fluctuaron entre US$ 632 y US$ 590, con un promedio de US$ 616. En los de 2 a 3 años se pagó US$ 566 de promedio y los de 1 a 2 años en US$ 432. En las categorías jóvenes se pagaron los terneros en US$ 238 de promedio, con un máximo de US$ 325 y un mínimo de US$ 233; por su parte las terneras fluctuaron entre US$ 240 y US$ 315, con un promedio de US$ 277.
En las ventas operaron clientes de “Tacuarembó, de Salto acá en la zona de Valentín y también gente de Fray Bentos, Río Negro”. Andrés Dacol dijo que “se vendió todo rápido, fluido, fue un remate demandado y ágil”.