Miércoles 28 de octubre, 2020
  • 8 am

HIDROVÍA (IV)

Editor
Por

Editor

69832 opiniones

Por Juan Manuel Bartaburu
RIEGO Canales
En todos los ámbitos de la producción agropecuaria, como sus asociaciones de productores, los organismos de investigación y desarrollo, los ministerios involucrados, tienen en sus carpetas el tema del riego como una solución a futuro ante el calentamiento global.
Los productores en general, en la búsqueda de un seguro contra la “sequía”, han llegado a la conclusión de que el agua es la solución para una producción estable y segura, y de aumento de la productividad.
En el Uruguay todos aquellos emprendimientos que tienen retorno económico utilizando el agua están funcionando y algunos con ciertos subsidios se están implementando.
Lo difícil es masificar el uso del agua por lo costoso de su embalse y su posterior distribución.
En INIA Salto Grande la demanda de los productores, más generalizada, es la posibilidad del uso del riego en todos los rubros.
Hay cultivos que hoy tienen buena respuesta al riego, como el arroz, los citrus, últimamente la soja y todos los cultivos de granja, incluyendo las pasturas para la lechería.
LIMITANTES
Por tanto una gran limitante son los costos y la otra es la disponibilidad de agua suficiente y bien distribuida en las zonas de mayor potencial productivo. Las represas de bajo costo están todas hechas, y con el precio de las tierras hoy en el Uruguay no sirve inundarlas, esperando un retorno que las pague.
SALTO
La región de la represa de Salto Grande tiene un lago que dispone de agua suficiente para el riego de todo tipo de cultivos. La gran limitante es su distribución y el costo de dicho proceso. Esta región, luego de 40 años, sigue esperando las regalías que se prometieron a partir de la producción de corriente eléctrica de bajo costo, producida por la represa, que despojó a la región de sus mejores tierras (ocupadas por un inmenso lago que solo brinda energía eléctrica).
El País tuvo y tiene un gran beneficio a costa de la región de Salto Grande. La región de Entre Ríos recibe de la parte Argentina de la represa, año a año, las regalías prometidas. Su desarrollo es visible.
Con estos recursos y/o los que disponga rentas generales, se le debe devolver a la región su inestimable aporte.
CANALES
Tenemos ejemplos de naciones como Nueva Zelanda que utilizan las aguas del deshielo de las montañas y por canales propiedad del Estado se distribuye el agua a los productores, pagando un canon.
En esta región se pueden llegar a regar muchos predios a partir del lago de Salto Grande, haciendo los canales adecuados.
COSTO
Sin duda que para empezar debería hacerse un estudio de pre-factibilidad y para una región de alta productividad, partiendo de un gran canal por la vía del tren con buenos niveles logrados por los ingleses hace cien años, desde Termas del Arapey hasta San Antonio.
Seguramente se podrá intentar restablecer el ferrocarril, pero es muy factible que esta vía, hoy abandonada, sirva perfectamente como gran canal para dar agua a una región muy fértil sin tener que hacer expropiaciones. Incluso, en dicha franja de tierra propiedad estatal, quizá puedan convivir canal y vías en un futuro.
La expropiación de grandes áreas en el país son prohibitivas por el costo actual de cada hectárea de tierra, la cual necesitamos para seguir aumentando la producción de aquellos productos primarios que reclame el mundo.
El bombeo desde el Río Arapey, conectado al lago, se puede hacer con corriente eléctrica, quizá subsidiada, como forma de “regalía” pendiente de pago. La construcción del canal con bombas de recalque, sifones, o simplemente por desnivel, permitirán entregar agua en abundancia y de bajo costo a las productores para regar citrus, praderas para lechería y/o invernada, o cultivos anuales como soja o arroz.
El “seguro” de producción y productividad es posible en este Uruguay del siglo XXI …es el riego.