Jueves 26 de noviembre, 2020
  • 8 am

Nuevos desafíos

Gustavo Chiriff
Por

Gustavo Chiriff

39 opiniones

Téc Univ. Gustavo Chiriff
Frente Amplio
Este nuevo periodo de gobierno departamental, se caracterizará por el fuerte impacto económico a raíz de la crisis que desato el Covid-19, impacto que ya muestra sus consecuencias, en cuanto el segundo trimestre la economía uruguaya se contrajo 10,6 % en relación al mismo periodo del año anterior, superando la contracción que se produjo en la crisis del 2002. Las distorsiones económicas que produjo esta pandemia, produjo cambios en las relaciones comerciales con países como China, aun antes de que apareciera el primer caso en Uruguay, aunque el mayor impacto en Uruguay se produjo entre abril y junio.
El impacto de la disminución de la demanda, debido a las restricciones de movilidad por medidas tomadas para combatir el COVID-19, en nuestro departamento llevo al cierre de varios comercios, a la disminución de la oferta productiva y como consecuencia inmediata trajo aparejado, aumento del desempleo y deterioro de los ingresos, sobre todo en trabajadores independientes. Si bien en el inicio de este último cuatrimestre del año, comienza una lenta recuperación de la economía, proyectándose, según el BCU, un crecimiento del PBI de 3,7 % en el 2021 y 2,3 % en el 2022, estimándose en los próximos cinco años un crecimiento promedio anual del entorno del 2,6 %. Pero, a pesar de estos indicadores nacionales, a nivel departamental, la situación no parece acompasar estas proyecciones nacionales, donde crece el desempleo y la informalidad, incertidumbre en las empresas agro-exportadoras, sobre todo las vinculadas al citrus y arándanos, con consecuencias directas al ingreso de miles de trabajadores que en forma directa e indirecta están vinculadas a este sistema productivo. Sabemos que la economía salteña tiene una fuerte dependencia del sector horti-frutícola, que le da dinamismo a todo el entramado económico del departamento, distribuyendo en todo el comercio local, gran parte de los salarios de los trabajadores.
Pero otro sector que ha sufrido el impacto de la pandemia, ha sido el Turismo, sector que también tiene una participación muy importante en la economía del departamento y que debido a la restricción de movilidad, ha visto decaer la demanda a valores de crisis. El cierre de los centros termales, ha dejado sobre todo a los comercios tanto de Termas del Daymán como Arapey en una grave situación que a pesar de algunos beneficios fiscales tanto nacionales como departamentales, costará meses poder recuperar valores que se venían registrando antes de la pandemia.
En esta coyuntura será clave establecer una gestión departamental de diálogo con los diferentes actores vinculados al comercio y a la producción del departamento y en ese contexto será necesario establecer consensos de trabajo con el Partido Nacional y el Partido Colorado, en búsqueda del crecimiento económico de Salto y el desarrollo social, buscando inversiones para el departamento a los efectos de mitigar los impactos ya mencionados, sobre todo la caída del empleo.
Sin dudas que son desafíos de esta nueva gestión de gobierno, pero es también una responsabilidad de todos poder lograr avances para el departamento en procura de mayor equidad social.