Domingo 7 de marzo, 2021
  • 8 am

Reforma de la prevision social

Fulvio Gutiérrez
Por

Fulvio Gutiérrez

190 opiniones

Dr. Fulvio Gutiérrez
Desde hace un tiempo venimos escuchando de la “clase política” y de los técnicos en la materia,
que nuestro sistema de Previsión Social debe ser necesariamente reformado, porque de no hacerlo, va a llegar el día que el Estado no va a tener los recursos financieros para sostenerlo. Lo mismo pasó en los años 90, en los cuales se aprobó una reforma que tuvo como expresión más destacada la creación de las A.F.A.Ps, y que en definitiva, para muchos, fue el motivo por el cual nuestra Previsión Social se salvó de la debacle. Aclaro, no estoy compartiendo esa afirmación. Simplemente recuerdo que eso es lo que se ha dicho reiteradamente. Las Administradoras de Fondos de Ahorro Previsional (A.F.A.Ps), son empresas que administran los aportes jubilatorios de los trabajadores por el sistema de ahorro individual o capitalización individual, creadas en 1996, que se sumó al viejo sistema de solidaridad intergeneracional, que era y es administrado por el BPS. Pasaron los años, y algunas de las circunstancias de la realidad se fueron modificando al tiempo que se tomaron algunas decisiones legales y administrativas, que en definitiva fueron erosionando nuestro sistema previsional. Entonces saltó la alarma, y el actual gobierno decidió poner en marcha una nueva reforma que otorgue mayor viabilidad y sostenibilidad a las pasividades de las próximas generaciones. Para ello, en la Ley de Urgente Consideración, se dispuso la creación de una Comisión de Expertos en Seguridad Social, compuesta por 15 miembros que representan al Gobierno, partidos políticos, cámaras empresariales, trabajadores y organizaciones sociales, que ya comenzó su trabajo.
El tema de la previsión social es tan complejo como amplio. La previsión social se encarga de brindar una protección a aquellas personas que están imposibilitadas de obtener un ingreso, ya sea de manera temporal o permanente. Estos servicios sociales, por lo tanto, contribuyen a la cobertura de las principales problemáticas sociales, como la pobreza, la salud, el desempleo, la discapacidad o la vejez. Y todo eso debe ser financiado con aportes de todos los contribuyentes mediante el pago de tributos y aportes que se vierten por las personas y sus empleadores durante toda su vida activa. El propio BPS, en un informe interno que se publicó en internet, resumió su papel. Dijo que tiene la función de brindar servicios para asegurar la cobertura de las contingencias sociales a la comunidad en su conjunto, y la recaudación de los recursos en forma eficaz, eficiente y equitativa, promoviendo políticas e iniciativas en materia de seguridad social, aplicando los principios rectores de la misma en el marco de las competencias que le asigna la Constitución y las leyes.
Pero ahí no termina el tema. Porque además del BPS, existen en nuestro país otros organismos de previsión social como lo son la Caja de Profesionales Universitarios, la Caja Notarial, la Caja Bancaria, la Dirección Nacional de Asistencia y Seguridad Social Policial, donde se incluyen los retiros y pensiones policiales (conocida como “Caja Policial”), y el Servicio de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas (conocido como “Caja Militar”), con respecto a los cuales, también hay opiniones favorables en cuanto a la concreción de algunas reformas.
Tratándose de un tema en extremo complejo, es del caso puntualizar que estas consideraciones son meramente a modo de introducción al mismo. Prometo que en columnas posteriores, haré algunos comentarios sobre temas más específicos, aunque también advierto que la amplitud de este tema, no nos permite realizar un desarrollo “in extenso”.