Sábado 27 de febrero, 2021
  • 8 am

Latidos 30/12/2020

CABALLOS SUELTOS

Una profunda preocupación provoca entre los vecinos de la zona cercana al Parque Harriague, específicamente en avenida Juan Harriague entre 25 de agosto y Misiones Orientales, teniendo en cuenta que una gran cantidad de caballos sueltos, provocan preocupación y peligro para los transeúntes y sobre todo para los conductores de vehículos, que en más de una oportunidad tuvieron que realizar maniobras imprevistas que pudieron provocar mayores consecuencias.
SEMÁFOROS SIN FUNCIONAR
Otro de los temas a nivel de tránsito que provocó discordia en las últimas horas, se dio particularmente en el micro-centro de la ciudad, teniendo en cuenta que varios semáforos, ubicados específicamente en la zona cercana a calles Uruguay y Artigas, no funcionaron durante varias horas, luego de la tormenta que se dio el fin de semana próximo pasado. En algunos casos continúan sin funcionar, aún habiendo pasado varios días desde lo acontecido.
ALTO ACATAMIENTO
Las últimas medidas sanitarias impulsadas por el Gobierno Nacional, mostraron un alto acatamiento por parte de comerciantes y población en general, particularmente las referidas al uso de tapabocas en comercios locales y la prohibición de venta de bebidas alcohólicas a partir de la hora 00.00 y hasta la hora 6.00. Es que a la gente le tocas el bolsillo y enseguida ajusta los cinturones”, manifestó un habitual lector a CAMBIO.
CARRITOS DE COMIDA
Algo que genera cierta preocupación, fundamentalmente en los encargados del rubro gastronómico, es lo que sucede con muchos “carritos” precarios, expendedores de comidas, ya que en estos casos no se cumplen muchas veces las limitantes de horarios, algo que si sucede con restaurantes, bares y otros comercios del rubro. Esto se agrava, teniendo en cuenta que en muchos casos se vende alguna que otra cerveza, de modo clandestino, lógicamente.
PIROTECNIA SONORA
Si bien el uso de pirotecnia sonora se ha visto reducido sensiblemente en los últimos años, sigue siendo preocupante su utilización, fundamentalmente en las fiestas tradicionales. Posibles focos ígneos, lastimaduras, malestares, y sobre todo afecciones tanto a animales como a niños, forman parte de las graves consecuencias que provocan usualmente este tipo de artefactos, que generalmente no tienen otra utilidad más allá de satisfacer el ego de algunas personas, exceptuando a niños que no tienen consciencia de lo que realizan en ese sentido.