Miércoles 27 de enero, 2021
  • 8 am

Latidos 14/1/2021

ROTURAS
En los últimos días se han dado rotura de varios contenedores donde se depositan los residuos y también la quema de algunos de ellos. Este tema parece ser la acción de personas que no tienen la más mínima empatía con el servicio, función y uso que tiene este tipo de elementos. Sin dudas hay que poner atención y castigar a aquellos que destrozan bienes que son de todos los salteños.
RECORTE
Se ha visto a más de una cuadrilla de funcionarios municipales realizando recorte de pasto en varias zonas de la ciudad, por ejemplo en los canteros centrales de la Avenida Barbieri. Una iniciativa que se debe aplaudir ya que el pasto estaba excesivamente alto, aunque también se debería recoger el pasto cortado y no dejarlo tirado sobre la calzada. En fin, una de cal y otra de arena, parece que la felicidad nunca será completa.
TENENCIA RESPONSABLE
No debería suceder, pero es cada vez más frecuente que se observen a perros por las calles de nuestra ciudad, que persiguen y atacan a quienes transitan en bicicleta, moto o incluso a pie. Una vez más se plantea el dilema de la tenencia responsable de mascotas o de aplicar multas a quienes no respetan el cuidado de las mismas o sino incluso se escuchan voces de que se vuelva al antiguo sistema de la “perrera” que tantos críticos tiene. Un tema que se deberá analizar en forma urgente.
FLOJAS
No son pocas las quejas de los vecinos de nuestra ciudad, que se escuchan cada vez que se debe transitar por la zona céntrica en los días de lluvia. Y estas quejas se deben más que nada por el estado en que se encuentran muchas de las veredas de esa zona y existen las clásicas baldosas flojas que hacen que caminar sea un padecimiento. Un tema que tiene larga data y parece que no importar. Quizás si quienes tienen la responsabilidad de solucionarlo caminaran un día de lluvia por el centro se darían cuenta de lo que se dice.
TRISTEZA
Ese sentimiento provoca ver algunos espacios públicos de nuestra ciudad donde en otros tiempos se podía concurrir con la familia a disfrutar de un paseo y en la actualidad resulta una tortura. Como ejemplo podemos citar el Parque Harriague donde se constata un abandono y una falta de mantenimiento preocupante para un lugar que quizás sea único en el país y que pareciera que no se valorara. Si lo dejamos caer en su infraestructura y accesos seguramente el costo de recuperarlo será mucho más elevado que si se le hace un mantenimiento en forma progresiva y constante.