Viernes 16 de abril, 2021
  • 8 am

El valor de la paciencia

Gerardo Ponce de León
Por

Gerardo Ponce de León

154 opiniones

Por Gerardo Ponce de León
Si algo caracteriza al uruguayo es la ansiedad, y tenemos que reconocer dicho problema. Queremos todo para hoy y si fuera posible para ayer. Gente que ha demostrado cautela, han cambiado su forma de pensar, radicalmente. Quiero, en lo posible, demostrar esto, que es mi forma de ver. ¿Qué somos en el contexto mundial?, ¿Somos atrayentes para los vendedores? Tenemos que reconocer que somos un país chico, insignificante. Siempre fuimos tomadores de precio, ya que no tenemos peso mundialmente. Esto es el ABC de mi pensamiento.
Hay gente o algunos se queja, porque vino poca vacuna contra el Covid-19, y para traerlas tenemos que aprovechar un tiraje (que tiene su costo) dado que es imposible pagar los fletes. Costo que escapa de nuestro conocimiento, pero que tenemos que darnos cuenta de las distancias y el volumen del pedido, para traer al Uruguay, la tan ansiada vacuna.
Ustedes me dirán: “Israel ya tiene, y no se si no está o comenzó, la re-vacunación, contra esta pandemia. ¿Usted sabe cuánto pago, ese país, por tener la vacuna? ¿Usted sabe cuántas dosis compro? De puro atrevido, les comento que logró la vacuna pagando casi el doble del valor del mercado y son de 3 a 4 veces, más que Uruguay. Que Chile tiene casi todo el país ya inmunizado, en la primera etapa.
Tenemos que tener paciencia, dimos una gran cuota de confianza, respaldo y apoyo, a la gente que HONORARIAMENTE está ayudando, en las decisiones, al Poder Ejecutivo. Somos chicos y somos pobres, y tenemos que aprender a esperar. No estoy de acuerdo con los que dicen, que se quiere que los “viejitos, los abuelos, los adultos mayores” se mueran, así se ahorra el pago de jubilaciones. Hay gente que lo han expresado públicamente.
Si usted quiere tirar el aparejo y que ni bien cae, el azuelo en el agua, tiene que picar, no vaya a pescar. Si usted va de caza y quiere que la presa, se presente enseguida, delante de usted, no vaya a cazar. Si usted quiere hacer una comida, con buen gusto, carne pronta y de forma rápida, no vaya a cocinar. Todo tiene su tiempo, su lugar. En todos los casos, la ansiedad tiene que quedar a un lado, dejarla afuera, antes de hacer algo. Tiempo al tiempo. Esto es muy distinto a la burocracia, que muchas veces se tiene que soportar.
Sé que es muy difícil conformar a todos, ya que hemos esperado, vamos a esperar un poco más, así se permite hacer las cosas bien y a favor de todos. Esta pandemia se caracteriza por “llevarse” a los más veteranos, ya que nos agarra con alguna “nana” arriba, y nos da el empujón que nos hace falta para que digamos “Chau”. ¿Qué tenemos que hacer?: seguir cuidándonos un poco más. Tener paciencia, no ser ansiosos.
Y es cierto, y muy sensato, tener que planificar la vacunación, ya que existen prioridades, como que no se hagan aglomeración de personas; no ir cuando uno quiera, y para eso, ya nos podemos inscribir en el M.S.P., ya sea por: WhatApp, teléfono, sitio web o App; todos YA disponibles. Combo completo como para que usted elija el que mejor le parezca. También se ha hablado de la organización y con esto se demuestra que se están queriendo hacer las cosas bien. Pero muchas veces la ansiedad nos lleva a la crítica, sin base, y corremos el riesgo de quedar “pegados”.
Al potro hay que domarlo, sino siempre será potro, trabajo que lleva su tiempo y se tiene que saber de lo que se está hablando o lo que se tiene que hacer.
Vamos a estar tranquilos, que para ir más rápido, por la piedra, hay que ir: despacio y seguro.