lunes 20 de mayo, 2024
  • 8 am

Islas Chagos: la disputa territorial para acabar con la última colonia de África

@periodistan_ es una cuenta de la red Tuiter que en su perfil dice: Periodista, viajero. Curioso. Ayer: Somalía, Etiopía, Burundi, Irán, Omán, Kirguistán y Uzbekistán. Hoy: TV, radio y libros. Declarado de Interés Legislativo.
En tuiter hace hilos interesantes contando hechos de la historia y hechos contemporáneos. De ahí rescatamos la siguiente nota por considerarla de interés.
ISLA DE CHAGOS
Hoy les voy a contar sobre una isla desconocida en África. Se llama Chagos, y tal vez puede ayudar a entender la hipocresía de los países que usurpan territorios.
Desde el archipiélago de Chagos, se tiene bastante control de lo que sucede en el Índico, una buena base para abastecerse y se puede llegar en cuestión de horas al cuerno de África (Somalía, por ejemplo), Medio Oriente e India. Es una especie de apéndice al corazón del mundo.
Para hablar de Chagos, en realidad, hay que comenzar por otras islas: las Mauricio. Estas sí son independientes, desde 1968. Pero antes de esos pasaron por muchas manos. De hecho, su nombre se debe a Mauricio de Nassau, regente en los Países Bajos en el S. XVII.
La cosa es que desde 1810, las Mauricio pertenecieron a Gran Bretaña. Y dentro de Mauricio, entre esas posesiones, también estaba incluida Chagos. Es decir, Mauricio y Chagos eran una misma colonia británica (sí, también las islas Rodrigues y las… Cargados Carajos).
En medio de la ola de descolonización africana, en 1968 Mauricio declara su independencia. Pero antes, el poderoso pone una condición: «OK, te dejo y no te hago la guerra…pero te pago una ganga y me quedo con las Chagos». Los mauricianos aceptan. Libres, pero sin Chagos.
¿Qué hace Gran Bretaña con la mayor isla del archipiélago? ¡La alquila! ¿A quién? ¡A Estados Unidos! En realidad, de las 55 islas que componen las Chagos (la mayoría, atolones deshabitados), EE.UU. estaba interesado en Diego García. Fíjense, ahí al Sur. La quería sí o sí.
¿Por qué EE.UU estaba tan interesado en quedarse con Diego García? Por lo que dijimos antes: control estratégico del Índico y la ruta del gas y los hidrocarburos y además, vigilancia a China, India, África, Medio Oriente y Oceanía. Recordemos: ¡Eran tiempos de Guerra Fría!
Es así como la isla es alquilada en 1966 (antes de la independencia) hasta 2036. Hoy tenemos entonces: -Mauricio, país independiente (sin Chagos) -Chagos, colonia británica. -La mayor isla de Chagos, Diego García, también británica pero arrendada por EE.UU.
Hoy, en Diego García, hay una base gigantesca estadounidense. De allí partieron muchos aviones que tiraron bombas en Afganistán e Irak. Hay un puerto para 30 buques de guerra, radares, campos de golf para los soldados. Incluso un vertedero de material nuclear.
Pero… ¡Esperen! Para poner una base militar semejante en una isla, necesitas que esté vacía, ¿No? Es decir, Diego García era una isla deshabitada. Y por eso la eligieron… No: en Diego García vivía gente, unas 2.000 personas. ¿Y qué pasó con ello/as?
Sin eufemismos: fueron expulsados por Gran Bretaña. O sea, gente que tenía sus hogares, su vida y su cultura allí y, de un día para el otro, adiós porque había que alquilar la isla. La historia de los chagosiano/as es una tragedia oculta de los tiempos contemporáneos.
A los indígenas de Chagos se los expulsa de diferentes modos: con prohibición de regresar luego de un viaje, restricción del suministro de alimentos y medicinas… ¡Envenenamiento de sus perros! Se los «reubica» en Seychelles, Mauricio, Gran Bretaña… 1973: se instala EE.UU.
Desde ese entonces, miles de exiliados chagosiano/as piden por la vuelta a su lugar. Mauricio, además, exige la devolución del archipiélago usurpado: al cabo, en las negociaciones por la independencia, no les quedaba otra que aceptar. Su posición era muy inferior.
Desde hace varias décadas, se suman los reclamos: los que quieren volver a su isla, los que fueron víctimas del colonialismo… Pero claro: la voz de los mauriciano/as es muy débil contra los intereses de Inglaterra. Y por eso, la situación casi no se conoce.
Las cortes más importantes del mundo fallaron a favor de Mauricio y contra Gran Bretaña en la cuestión de Chagos. Mauricio, incluso, aseguró que podría seguir arrendando la base a EE.UU. Pero los británicos hacen oídos sordos, desconocen los fallos de las organizaciones.
En 2019, la Corte Internacional de Justicia, el principal organismo judicial de la ONU, consideró que Gran Bretaña tiene la obligación de irse de Chagos, que no le corresponde estar allí. La Asamblea General le dio al país un plazo de seis meses. ¿Pasó algo? Adivinen…
Este año, el Tribunal Marítimo Internacional especial de la ONU también falló por Mauricio. Pero nada: no es tan fácil que el usurpador abandone lo que no le corresponde. Es importante, por razones obvias, seguir muy de cerca lo que pasa en el archipiélago Chagos.
En las Islas Malvinas, Gran Bretaña suele invocar el principio internacional de Libre Determinación de los Pueblos. Recuerda un plebiscito (no reconocido por la ONU) en el que la población implantada votó a favor de la administración británica. Pero, en cambio, en Chagos…
En Chagos, a Gran Bretaña no le conviene invocar ese principio, porque los chagosiano/as votarían abrumadoramente por la expulsión de quienes los echaron de sus casas. Entonces, simplemente, se queda: no respeta las reglas. ¡De eso se trata el colonialismo!
Históricamente, los funcionarios argentino/as que realmente se interesan en el tema se reunieron varias veces con sus pares de Mauricio. Otro/as, en cambio, prefirieron mirar para otro lado. Pero ese es otro tema…