Miércoles 5 de mayo, 2021
  • 8 am

El mensaje de la Iglesia Asamblea de Dios es de obediencia al protocolo impuesto por autoridades

Las comunidades religiosas han sido en muchas ocasiones culpadas de no obedecer los protocolos impuestos por el Ministerio de Salud Pública para evitar contagios de covid 19.
MEDIDAS
CAMBIO entrevistó al Pastor de la Iglesia Asambleas de Dios Miguel Campos, quien dijo que en la ciudad de Salto hay 8 congregaciones, indicó que desde antes de las medidas que sugerían el aforo limitado y el distanciamiento social obligatorio y a quedarse en casa, ya habían suspendido las reuniones y se mantuvo el templo cerrado. En este momento la comunicación con la feligresía se está haciendo a través de 3 reuniones semanales por la plataforma zoom, donde se contactan 40 personas aproximadamente, algunos no tienen la posibilidad de ingresar a esta plataforma, entonces el contacto se realiza a través del WhatsApp con acercamiento de cursos bíblicos, orientaciones en cuanto a la palabra de Dios, llamadas telefónicas y oración, es una forma de mantener el vínculo. Campos dijo que mientras estuvieron en calle 8 de octubre y la vía, en los primeros tiempos de pandemia atendían a través de una olla popular a 250 personas, posteriormente se comenzó a hacer ollas en diferentes clubes barriales y las personas que concurrían a la olla de la iglesia dejaron de hacerlo, en este momento la iglesia no está haciendo ollas populares.
EL TEMPLO ES SIMPLEMENTE UN EDIFICIO
En cuanto al mensaje que les brindan a los feligreses el Pastor Campos dijo que encuentran en la palabra de Dios un sinnúmero de motivación, aliento, fe y esperanza que ayudan a mantener la confianza, como dice la escritura: “aunque anduviésemos en valles de sombras, lágrimas y muertes”. Familias completas han pasado por el covid, y han podido salir de esa situación, pero el consejo es que obedezcan a las autoridades y si ésta marca quedarse en casa, distanciamiento social y no congregarse, entonces también el consejo es que se debe hacer así porque es una forma de obedecer a Dios. “No poder congregarnos en el templo, no implica que dejemos de ser iglesia del señor, porque somos la iglesia viviente, el templo es simplemente un edificio”. Ésta es una nueva forma de dar testimonio de nuestra fe, y de nuestro aporte al bienestar común, someternos a las autoridades, por ese motivo cuando se entendió lo complicado de la situación cerraron el templo y cuando se hizo referencia a las reuniones al aire libre, entendieron que del mismo modo es peligroso convocar a las personas a circular, a las personas mayores no se les puede decir que concurran y a los niños tampoco. La idea es quedarse en casa, levantar el altar familiar, el culto en familia en el tiempo devocional, Campos dijo que hubo un aumento del deseo y fervor de adorar a Dios. Agregó que la iglesia cuenta con un equipo de fieles denominados intercesores que tiene un grupo de WhatsApp que se ha creado para recibir los pedidos de oración las 24 horas del día.