Sábado 24 de julio, 2021
  • 8 am

Jesús María Nasario se recibió de abogado a los 67 años tras cursar 17 años en la Facultad de Derecho

Por Andrés Ferreira.
Jesús María Nasario Silva nació el 20 de noviembre, en el año 1953. Tiene 4 hijos y está casado hace 45 años. Actualmente, a sus 67 años de edad, se recibió de abogado la semana pasada. Por ese motivo CAMBIO lo entrevistó a modo de conocer cómo fue el transcurso de su vida y la manera en la que consiguió su título.
-¿Cómo fueron sus inicios en el ámbito laboral?
-El primer trabajo que tuve fue como panadero en la panadería Pam Pam, fue a mis 18 años. Después de casarme en el año 1975, comencé a ser árbitro de fútbol en el año 1977, comencé en la división más chica y poco a poco fui escalando hasta que en el 83 debuté en la B y en primera en el 1991, de ahí ya me colocaron a prueba para el litoral y obtuve el tercer puesto entre los 4 árbitros que quedamos habilitados. Acá en Salto hice de cuarto árbitro en los partidos del litoral y bueno, en OFI estuve hasta el 99 integrando los planteles de árbitros de Salto, me retiré en el 2003 con 50 años. En el 81 cuando salí de la panadería, ingresé en AFE, ni bien dejé la panadería me estaba llamando mi suegra porque había un muchacho de la estación de AFE con un telegrama diciendo que tenía que presentarme a hablar con el jefe, quien me dijo que a las 12:00 tenía que tomar servicio, trabajé 10 años allí, hasta el 1991. Luego en febrero del 1993 me llamaron del Poder Judicial, fui y me tomaron una prueba escrita a máquina, otra a mano, eran dictados, y en abril me hicieron la toma de posesión, trabajé en el Poder Judicial hasta el 31 de diciembre del 2020.
-¿Y sus estudios cómo comenzaron?
-Yo fui a escuela de San Antonio, del Ceibal, Liceo en Zona Este y Bachillerato nocturno. En el año 2002, estábamos en crisis, yo tenía una pequeña fábrica artesanal de pizzas, tengo muchos lindos recuerdos de eso porque la gente que me compraba pizzas luego en la cancha me hacía bromas cuando integraba alguna terna, o por radio también. Recuerdo escuchar “las pizzas sin salsa de Jesús Nasario” (risas). Ya en el 93, en el Poder Judicial me preguntaron por mis estudios, les dije que había terminado cuarto año del liceo y no estudié más. Me preguntaron el motivo y me insistían en que podía terminar el liceo, yo decía que no tenía tiempo, por distintas razones. Fui al liceo nocturno en el IPOLL, me pidieron todo lo que tenía del Liceo de Zona Este donde cursé hasta cuarto año y comencé en quinto de humanística, salvé todas las materias. En 2003 hice sexto, quedé con una materia para febrero, Literatura, la salvé. Después de eso ingresé en la Facultad en el año 2004, llevé la fórmula 69, quedé habilitado para comenzar y en marzo inicié.
-¿A qué se debe la demora por el título?
-Por muchas razones se me atrasó la carrera, estuve 17 años para recibirme. A finales del 2006 mi hijo más chico se enfermó de leucemia y nos fuimos a Montevideo, al Pereira Rossel. Retomé mis estudios en el 2008, sin estresarme mucho porque tenía mi hijo sano, pensé que después de eso, la carrera podía esperar, en algún momento la iba a terminar. Fui dando de a 1 o 2 materias por año, me trancó Penal 1, fui varias veces a Montevideo. En 2018 dejé, no estudié más, ninguna materia. Me dediqué a conseguir material para comenzar de nuevo y en el 2020 cursé materias y salvé, Filosofía del Derecho y exoneré Gobierno Departamental. En febrero de este 2021 salvé Penal 1 y en mayo terminé de salvar Penal 2, recibiéndome, ahora solo me queda recibir el título, tengo que tramitarlo.
-¿Qué les diría a las personas que dudan a la hora de comenzar a estudiar?
-Tengo una compañera que le quedan dos materias para recibirse de Maestra y el otro día me comentó que iba a comenzar a estudiar abogacía, me puse a las órdenes porque material tengo y estoy dispuesto a ayudar si algo no entiende, nunca es tarde para comenzar estudios. Nunca es tarde cuando la dicha es buena.