Lunes 14 de junio, 2021
  • 8 am

Covid: salas velatorias cumplen en forma estricta los protocolos establecidos buscando humanizar la tarea

Por Mario Sancristóbal
En forma diaria se conocen situaciones de mucha angustia y dolor ante pérdidas de vidas debido a la pandemia, dialogamos con el Gerente de empresa Requiem Víctor Pacin Freire y le consultamos como se viene desarrollando el trabajo en este contexto. “Estamos ajustados al protocolo aprobado por el Ministerio de Salud Pública y por la ordenanza 8 del Congreso de Intendentes donde se limita el ingreso con un máximo de 8 personas y solo aquellos que tienen primer grado de consanguinidad o sea familiares directos.
PROTOCOLOS
Todas las personas que concurran no pueden tener síntomas o estar a la espera de un resultado de un hisopado ni pueden haber estado en contacto con alguien portador. Por eso se habla con quienes concurren y se les explica esta norma porque de no cumplirla pueden generarse problemas con Salud Pública o incluso la Policía. La higiene es fundamental, las puertas de la sala deben estar abiertas y en tiempos invernales se hace complejo ya que no se pueden utilizar los aires acondicionados. Hay muchas cosas que aún restan por conocer de este virus y por eso las recomendaciones de tomar distancia y evitar aglomeraciones por ahora parecen las más acertadas. Hay que tener en cuenta que hay mucha gente molesta porque a quienes fallecen se los sepulta en Barrio Artigas y hay que diferenciar entre quienes mueren de Covid y quienes fallecen con Covid pero como son todas Covid positivo en su certificado de defunción figuran como fallecido C y la Intendencia exige que quienes estén en ese rango deben ser enterrados en tierra y el único cementerio es barrio Artigas. Y si alguien no quiere que un ser querido sea llevado ahí debe costear un lugar en un predio privado o proceder a la cremación lo que en ambos casos tiene un costo importante
INCREMENTO DE SERVICIOS
Por otro lado Pacin dijo que “nuestra forma de trabajo es sostener a la gente porque se dan situaciones muy difíciles, por ejemplo, hay personas que fallecen y sus familiares no los han visto durante toda su internación y tampoco pueden estar presentes en su velatorio que además por protocolo debe realizarse a cajón cerrado y eso es dolorosísimo. Yo creo que la gente debe cerrar el círculo de alguna forma y por eso se busca apoyar a todos aquellos que transitan esta situación compleja por eso nos cuidamos mucho y quienes trabajamos aquí estamos con esa misma idea de por ejemplo cuidarnos y cuidar a quienes aquí vienen. Todos estamos vacunados y tomamos muchas precauciones en forma diaria. Hemos tenido un incremento en los servicios, porque hay épocas que hay menos o más mortandad pero la inmovilidad del año anterior hizo que se redujera en mucho por un montón de factores, no hubo cirugías por bastante tiempo, la gente al no salir redujo accidentes por ejemplo y eso hizo que el año anterior haya un descenso de 20 % en la mortalidad aun habiendo pandemia. Hubo mucha menos exposición al riesgo, las cifras son frías y esa es la realidad.
APRENDER A REFLEXIONAR
Le consultamos su punto de vista sobre si se debería aprender algo a raíz de esta pandemia y que no se haya aún aprendido y nos contestó “yo creo que esta pandemia lo que nos hizo fue aprender a reflexionar y creo que debería hacernos reflexionar de que nadie gana solo, que no nos podemos dividir y tenemos que vivir como sociedad entera, sin banderas. Yo creo que nos hizo reflexionar, mirar hacia adentro y valorar a las personas que tenemos al lado. Más que nada la reflexión que nos tiene que dejar es humanizarnos.”