Domingo 5 de diciembre, 2021
  • 8 am

Es el camino

Gustavo Varela
Por

Gustavo Varela

119 opiniones

Por Gustavo Varela
Así, como sin querer, el año 2021 dobló el codo y comenzamos a transcurrir el último semestre.
Parece que ha pasado una eternidad, desde aquél imborrable inicio de 2020 que puso al ser humano una vez más en su lucha por la sobrevivencia.
En el Uruguay, se dio una conjunción de factores, que lo hacía muy particular.
A días de asumir un nuevo gobierno, en formato coalición, pasando, la también coalición que había gobernado el país durante quince años a la oposición, se desata la pandemia mundial. Eso trajo como lógica consecuencia, que el manejo de la situación sanitaria, se teñiría de polémicas políticas.
Si algo fue claro desde el principio, fue la posición del gobierno, que desde el primer día plantó el concepto de la “libertad responsable”, como forma principal de encarar la crisis sanitaria, para no entorpecer la crisis económica, que ya se había instalado en el gobierno del Frente Amplio, y que cualquier persona, aún el más distraído, sabía que se iba a agravar por la pandemia.
A la oposición, que el Frente Amplio no sabía cómo encararla, pues como cualquier partido que pierde el gobierno, le lleva un tiempo acomodarse en el nuevo rol, se le sumaron otras organizaciones, otrora, poderosos socios políticos, que al ver amenazadas las posiciones de privilegio que habían disfrutado, empujaron a dicha fuerza política a embestir contra todo.
Los casos más notorios son los del Pit-Cnt y del Sindicato Médico del Uruguay, que hasta ahora, aunque van perdiendo fuerza, llevan adelante críticas irracionales, como por ejemplo grabar videos en los CTI, mintiendo que se estaban muriendo las personas porque no había camas disponibles.
Véase hasta qué punto fue irracional dicha campaña, que hasta jugó el Presidente de la República Argentina, Alberto Fernández, ofreciéndose a interceder ante autoridades rusas para conseguir vacunas para nuestro país, cuando no lo ha podido hacer para los argentinos. Mientras tanto, los frentistas, arreciaban con sus críticas contra el gobierno, por no aceptar dicho ofrecimiento.
De Ripley.
En el peor momento, cuando los casos comenzaron a subir por la circulación de la variante brasilera, volvieron a insistir con la aplicación del “Confinamiento obligatorio” como paliativo, intentando enfrentar la encomiable labor del GACH con el gobierno, en el que jugaron un papel preponderante los Intendentes Orsi y Lima, que llamaban a la paralización de las actividades, y el rocambolesco Intendente de Salto era el primero, los fines de semana de hacer campaña electoral, saliendo a los diferentes departamentos en la búsqueda de apoyaturas para la próxima elección.
Cómo el Pepe, te dice cualquier cosa.
Hoy la situación ha cambiado, bajaron los casos, bajaron los fallecimientos, se respira otros aires, sin embargo no hay que bajar los brazos, el partido aún no ha culminado.
A pesar de las “Casandras Agoreras”, el concepto de “Libertad Responsable”, ha vuelto a colocar al Uruguay en mejores condiciones que países más poderosos, económicamente hablando.
Basta con ver el barrio
Es el camino.
Hay que seguir andando.