Martes 26 de octubre, 2021
  • 8 am

ARU solicitó analizar la situación de la institucionalidad agropecuaria

En su discurso de cierre
de la Expo Prado 2022, el
presidente de la Asociación Rural del Uruguay recordó la incidencia que ha
tenido la gremial desde su
fundación, en las políticas
de Estado para el sector
agropecuario y como ejemplo señaló la creación del
Código Rural que luego
fuera homologado por el
gobierno de 1875. En este
sentido dijo que la gremial,
a 150 años de su fundación, se siente “en el derecho y la obligación” de
aportar “mejoras que hacen a la institucionalidad
del agro”.
Valdés solicitó al Estado a
revisar la institucionalidad
agropecuaria y adecuarlos
a las nuevas exigencias
que requieren los nuevos
tiempos, con la incorporación de las últimas tecnologías de información. Al
mismo remarcó la necesidad de maximizar los programas y proyectos que
se llevan adelante, así
como “maximizar el uso
de los materiales tanto
humanos como materiales del Estado”, camino
que según a su entender
deben adoptar los “gobiernos departamentales, reduciendo al máximo su
burocracia”.
El presidente de ARU dijo
que los gobiernos departamentales deben “liberar a
los productores rurales de
verdaderas peregrinaciones que enfrentamos con
el único fin de mover nuestra producción. Basta mencionar como ejemplo la
compra de guías y propiedad de transito acompañado del pago de 1 % por
la venta es semovientes”.
Ante el planteamiento del
Ministro de Ganadería,
Agricultura y Pesca de
crear un “Plan estratégico
agropecuario”, en su discurso Valdés indicó que
“el Ministerio puede y debe
ser una solución y no un
problema para el productor”. Desde la Asociación
Rural del Uruguay se entiende que “las distintas
campañas sanitarias llevadas adelante por la Dirección General de Servicios Ganaderos son prioridad en este sentido”.
El profesional indicó que
las campañas contra “la
garrapata, tuberculosis,
brucelosis, así como el
inicio del programa de erradicación de la mosca de la
bichera, tan reclamada por
los productores, forman
parte de la mejor gestión
de la que hablamos”. Solicitó “actualizar los protocolos sanitarios estableciendo normas claras y de
cumplimiento uniforme en
cada uno de los departamentos”.
Al respecto indicó que los
“protocolos sanitarios deben ser estricto cumplimiento y control sin excepciones por parte del
ministerio, quién en su ejercicio de policía sanitaria y
en consulta con la Comisión Nacional honoraria de
Salud Animal tomará las
decisiones que correspondan, sancionando a todos
aquellos que no cumplan
con sus obligaciones”.
Desde la ARU se entiende
que las “campañas sanitarias deben ser funcionales a las necesidades del
productor y no el productor
funcional a las campañas”.
“Nunca alcanzaremos la
efectividad que pretendemos, mientras el ministerio sea percibido como una
amenaza y no como un
aliado en solucionar los
problemas sanitarios de
cada uno de los productores afectados” agregó Valdés.
Respecto a las instituciones agropecuarias como
el Plan Agropecuario e
INIA, entre otras, se indicó que el plan agropecuario propuesto por el ministro debe incluirlas. “Se
deberá analizar los objetivos de cada una evitando
la superposición de competencias con el único
objetivo del principio de
especialidad” dijo el productor. Además remarcó
la necesidad de analizar la
viabilidad de los programas vigentes y eliminar
aquellos que han quedado
obsoletos por el avance
de la tecnología.
Además Valdés reclamó
ante la “inacción del sector público” en el Instituto
de Bienesxtar Animal, para
avanzar en el combate a
las jaurías de perros, que
están inviabilizando la cultura ovina, en especial “la
de pequeños productores
que resultan más vulnerables”.