Domingo 5 de diciembre, 2021
  • 8 am

Renuncia del Fiscal de Corte ¿Qué se oculta?

Dr. Pablo Perna
Por

Dr. Pablo Perna

54 opiniones

Por el Dr. Pablo Perna
John Edgar Hoover, fue el primer Director de la principal agencia de investigaciones de los crímenes del departamento de justicia de los EEUU, llamado “Federal Bureau of Investigation”, más conocido por sus siglas: “FBI”. Su mandato traspaso a ocho presidentes, entre los más destacados Roosevelt, Truman y Kennedy. El cargo era designado por el Presidente y ratificado por el Senado; se decía que cada vez que asumía un presidente, aparecía Hoover con una carpeta con archivos secretos del nuevo mandatario; y si algún Senador estaba en dudas de ratificarlo, también tenía archivos íntimos de políticos. De esta manera cada Gobierno de los EEUU lo ratifico sin vacilaciones en su cargo, permaneciendo en el mismo hasta el día de su muerte, falleciendo con 77 años. A raíz de este exceso de poder, se estableció que el Director del FBI duraría en el cargo diez años.
En Uruguay, la figura asimilada al Director del FBI, es el Fiscal de Corte, que también es designado por el Presidente y ratificado con venia del Senado; y durara en su cargo 10 años. Jorge Díaz en abril del 2012 fue designado por el Presidente Mujica y ratificado por el Senado como “Fiscal de Corte y Procurador General de la Nación”.
Al momento de asumir se comprometió a trabajar “sin prisas pero sin pausas” en la transformación del proceso penal uruguayo y mayor eficacia para investigar y reprimir el delito. Efectivamente logro durante su mandato realizar la modificación más importante en el último siglo del Proceso Penal, pasando de un proceso inquisitivo al acusatorio; se logró revertir del 30 % de presos con condena al 84 %, quedando hoy únicamente un 16 % de presos con medidas cautelares.
Fue criticado por sus súper poderes al mejor estilo Hoover; ostento la jerarquía máxima de la Fiscalía General de la Nación, esto significa no estar sujeto a ninguna autoridad, ni siquiera a la del Presidente. Entre muchas de sus funciones dirige las investigaciones de crímenes y delitos, sugiriendo quien ira preso o quien quedara en libertad, así como también establecer penas, acuerdos económicos con presuntos delincuentes, intervenciones de comunicaciones, dirigir a agentes encubiertos, proteger a víctimas, entre otras. Es el jefe de todos los Fiscales; les dicta instrucciones generales que deberán de obedecer; Cabildo Abierto llego a pedir al Presidente Lacalle la destitución de Díaz por presuntas persecuciones a fiscales que no obedecían sus sugerencias; entre otras maniobras al borde de la ley.
Un hombre que sin lugar a dudas ha soportado diferentes tipos de presiones por perseguir al delito, como el narcotráfico, lavado de activos, homicidios, donde su propia ex esposa fue muerta a balazos en la vía pública frente a su hija de 13 años; que ha soportado graves críticas y denuncias, que al anunciar su retiro se levanta los lentes para secarse las lágrimas, decide irse cuando su cargo expiraba en abril del 2022, indudablemente que los argumentos de su renuncia no son convincentes. Por ser uno de los cargos más importantes de nuestra República, esperemos que los motivos anunciados hayan sido sinceros.