jueves 8 de diciembre, 2022
  • 8 am

Un virus que nos hizo más humanos

Gerardo Ponce de León
Por

Gerardo Ponce de León

119 opiniones

Por Gerardo Ponce
De León
¡Gracias a Dios, que el problema de la pandemia, va tomando forma positiva! ¿Porque digo forma? Porque nos guste a no, sigue dependiendo de nosotros y exclusivamente, de nuestro comportamiento. Tenemos que seguir cuidándonos y respetar lo que nos piden, tapaboca y distanciamiento social. Los aforos se van abriendo y si se esperó un tiempo, se puede seguir cumpliendo con lo que nos recomiendan.
Secuelas van a quedar, algunas imposible de solucionar y otras, van a dejar una huella muy profunda. La muerte de seres queridos, falta de trabajo y hambre. Tengo la impresión que tenemos que darle tiempo al gobierno para que cure las heridas que le va a dejar todo esto. En mi modesta opinión, enfrentó muy bien al “viru-viru”, y de ahí, la esperanza de que encamine bien los caminos que nos llevan, a todos los uruguayos, a salir de la crisis: social y económica, que nos ha dejado.
Sé que hay personas que no están de acuerdo, pero me gustaría que, con la mano en el corazón, dejando de lado la política o su forma de pensar, mire con ojos puros, sanos, si no tenemos un País bárbaro, que enfrentó a la pandemia, sabiendo que ciertos rubros se iban a perjudicar más que otros, pero era la forma de salir, lentamente y siempre hacia adelante.
Hay problemas que vienen de mucho tiempo atrás, y salieron al ruedo con más fuerza; pero reitero, que vienen desde hace mucho tiempo. Los gobiernos se van “topando” con ellos, arreglan algo, y después, por nuestra propia idiosincrasia, se vuelve a marcar de nuevo. No es de hoy ni de ayer, es de mucho tiempo atrás. Se marcó mucho, en este tiempo, esa cultura que existe y como principal diría que esperar todo del gobierno como que es la parte social lo primordial y él tiene la obligación de solucionar nuestros problemas (alimentación, vivienda, y otros) y de nuestra parte ponemos tiempo y espera. Si, es muy cierto que tenemos fuentes de trabajo que han cerrado y otras han tenido una merma enorme en su trabajo (servicios, locales de reuniones). Teniendo sectores que han sufrido muy poco a la pandemia (como empresas) y uno de ellos es la rama agropecuaria. Aclarando que mi opinión es general, ya que si lo dividimos por producción o ramas, veremos que la falta de plata en el mercado ha mermado mucho a los que se dedican a horticultura.
Acá cabe un aplauso muy grande a estos productores, que han puesto por arriba de ellos, el tratar de ayudar a solucionar problemas sociales donando parte de lo que se produce, para las ollas populares que crecieron en nuestra sociedad. También fueron el sector agropecuario grandes colaboradores en el Fondo Nacional Coronavirus.
Tendremos que agradecer a toda esta gente sus preocupaciones por los menos pudientes, ya donaban confiando en los encargados de hacer llegar a los destinatarios sus donaciones. En el fondo, no podemos negar que la pandemia nos ha hecho mucho más humanos, ya que desde la campaña “si me cuido, cuido a los demás” es un caso de humanismo. Miren que sé muy bien, que adultos han sufrido mucho el aislamiento que lleva el cuidarse.
Muchos tenemos que dar gracias a Dios por tener un lugar donde aislarnos, el tener trabajo y comida en la mesa, que no es poco. Gran ventaja el trabajo al aire libre, sin techo, como es casi todos los trabajos agropecuarios. Y también tenemos el uso de la tecnología, sabiendo que a los “veteranos”, los que nunca usábamos a esos adelantos, estamos mucho más expuestos a no saber usarla que ese dominio que presenta la juventud. Me hacía acordar cuando el hombre fue a la luna, que fue el despegue del cassette, que sería lo mismo para nuestros adultos, que es hoy la tecnología.