miércoles 7 de diciembre, 2022
  • 8 am

Tellería colocó sus Hereford mochos y astados en US$ 2.867

El último remate de toros del mes de octubre, se realizó en la jornada de ayer en el establecimiento «San Gregorio» de la familia Tellería, venta que como es tradicional hace 53 años se realiza el último sábado del mes.
En una jornada muy calurosa, pero con productores de varios puntos del país presentes en el local, se colocaron 45 reproductores mochos y astados a un promedio de US$ 2.867.
En el detalle, los 32 toros astados se vendieron entre US$ 4.400 de máximo y US$ 2.500 de mínimo, con US$ 2.847 de promedio. En el caso del Polled Hereford, se vendieron 13 toros entre US$ 3.700 y US$ 2.500, con US$ 2.915 de promedio. En ambas variantes de la raza quedó un ejemplar sin comercializar.
Al inicio del remate se ofrecieron 41 vacas de invernar que se pagaron US$ 700, mientras que los 122 novillos cotizaron a US$ 732 de promedio, con un máximo de 800 y un mínimo de US$ 700.
Al finalizar las ventas, Gregorio Tellería dijo «pasó el 53 remate y remates son remates. Hay años que son para el vendedor, otros para el comprador y este remate estuvo en el medio, hubieron precios lindos para llevarse buenos toros en cuenta y otros que salieron bien vendidos. Hay que tener en cuenta que es el último remate de la zafra, la gente se llena de toros y después queda este que es el último orejón del tarro y nos hace alguna presión a la baja».
Por su parte el martillero Francisco Cánepa señaló que el resultado del remate era algo que «se venía previendo, la zafra venía bajando un poquito el ritmo y los valores, el promedio de toda la zafra va a ser igual al año pasado o menor». Sobre los ganados de reposición dijo que «los novillos muy bien vendidos, prácticamente no le encontre baja ninguna, las vacas de invernar bien también, por suerte los toros se dispersaron para varios departamentos, para Florida, Durazno, Rivera, Paysandú, gente que se hizo el viaje, que no es muy común. Muchos toros razonables y después toros elegidos que pasaron los 4.000 y pico de dólares, pero muy selectiva la gente para comprar y luego mucha gente que compró por precio».