miércoles 5 de octubre, 2022
  • 8 am

Luego de un año positivo, el 2022 es incierto para los lácteos

2021 ha sido un año de recuperación para el sector lácteo, principalmente por el aumento de los precios internacionales en los últimos meses y la consolidación de China como el principal destino para los lácteos uruguayos, en especial para la leche en polvo entera.
La economista Mercedes Baraibar, integrante del Instituto Nacional de la Leche (INALE), en los últimos meses «los precios globales de los commodities lácteos han aumentado rápidamente debido a una producción vacilante y una fuerte demanda. Sin embargo, en la situación actual no es claro si se está en un balance o desbalance de mercados lácteos».
Por el lado de la producción indicó que se espera para el 2021, un aumento en las principales regiones productoras a nivel mundial del 1,5%, lo que está por debajo de una demanda que ha crecido un 3%, debido al «impulso de las importaciones de China, principalmente en el primer semestre del año».
Si bien los pronósticos para el segundo semestre de 2021 hablaban de una desaceleración, según los datos analizados por el instituto hasta el mes de octubre, «muestran incrementos significativos en varios productos que están por encima del 30%».
Sobre la incertidumbre de estar en un mercado balanceado, Baraibar dijo que «Rabobank estima que es necesario una desaceleración de la demanda de China para poder enfriar los precios». Al mismo tiempo indicó que «el crecimiento de la producción va a ser limitado para el año 2022 y un incremento en los precios actuales, aunque sea un contrasentido, implica estar generando más incertidumbre en el mercado».
Uruguay
Puntualmente para nuestro país, la economista destacó la «relación de Uruguay con China» a lo largo de 2021 y remarcó que dicho país se «constituyó como uno de los principales mercados de exportación de lácteos» de Uruguay, principalmente en el caso de la leche en polvo entera. Al observarse desde China, Uruguay es el segundo proveedor de este producto, únicamente por detrás de Nueva Zelanda, que cuenta con una mejor condición arancelaria.
Baraibar resaltó la realización del estudio de pre-factibilidad de un posible acuerdo comercial entre ambos países, por parte de los equipos técnicos. De lograrse este acuerdo, el acceso de lácteos en China mejoraría las condiciones de competencias de nuestro país frente a Nueva Zelanda.