Lunes 17 de enero, 2022
  • 8 am

Recomendaciones ante problemas sanitarios los ganados por la sequía

Ayer le dabamos a conocer algunas de las recomendaciones o sugerencias que se realizan desde instituciones y profesionales del ejercicio liberal en torno al alerta de ola de calor en estos días. Desde un punto de vista más amplio, que lo puntual de estos días, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), conjuntamente con el Instituto Plan Agropecuario (IPA) y el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) han formulado una serie de recomendaciones que van más enfocadas a la problemática que trae consigo la escases de precipitaciones durante un largo período de tiempo (sequía).
En este caso nos enfocamos en las sugerencias frente a “problemas sanitarios” que suelen aparecer posteriormente o durnate una sequía, como lo puede ser la intoxicación de los ganados por el consumo de algunas plantas, que normalmente no las consume cuando hay disponibilidad de forraje.
En relación a la ganadería, los técnicos remarcan la importancia de equilibrar la vigilancia entre el manejo forrajero, la suplementación y la sanidad. Bajo estas características ambientales se hace propicio el desarrollo de enfermedades parasitarias internas y externas, enfermedades infecciosas, enfermedades tóxicas, por lo que la planificación del Control de las Enfermedades a Nivel Predial es fundamental. En este sentido, se recomienda realizar coproparasitarios con cierta frecuencia, de manera de ir monitoreando las cargas parasitarias de los animales y contar así con un criterio objetivo para decidir la dosificación con antihelmínticos. Puntualmente, con la garrapata es clave continuar con los tratamientos durante esta segunda generación para llegar al otoño con una baja parasitosis. Para el caso de las enfermedades parasitarias es importante conocer cuáles son los parásitos que están ocasionando problemas y si las drogas disponibles comercialmente a nivel nacional son efectivas en nuestro establecimiento. Debe sumarse a esto un buen manejo de las pasturas y de la ambientación de las categorías animales, particularmente las más jóvenes que son generalmente las más susceptibles.
El carbunco bacteridiano es producido por una bacteria y causa, la mayoría de las veces, una muerte súbita en bovinos. Sus esporas se encuentran en el suelo y viven mucho tiempo. En épocas de buenas pasturas no existe problema, pero cuando hay sequía y las pasturas bajan, existe un riesgo mayor de que el ganado tome contacto con esas esporas. Es de recordar que esta enfermedad es una zoonosis, es decir una enfermedad que ataca a los animales y al hombre. Siempre es conveniente mantener inmunizados los animales contra estas enfermedades, pero en estas situaciones de crisis de alimento, el mayor contacto con el suelo, puede hacer que la contaminación con esporas de estas enfermedades telúricas, ocurra en mayor grado. Como parte de la prevención se recomienda incorporar planes de vacunación adecuados para prevenir las enfermedades infecciosas más comunes; es fundamental en animales jóvenes que se vacunan por primera vez, revacunarlos a los 15 a 20 días para lograr una correcta inmunidad. Además, se recomienda aislar los animales enfermos. Para prevenir la esporulación, no se deben abrir los cadáveres. También deben tomarse medidas para evitar la presencia de animales carroñeros.
Por otra parte, la probabilidad de intoxicación aumenta tras el pastoreo de verdeos que sufrieron déficit hídrico y/o fueron fertilizados con nitrógeno o estiércol. Se debe estar alerta ante pasturas con altos contenidos de nitratos ya que la intoxicación produce pérdidas productivas, reproductivas e incluso la muerte de los animales. Esta intoxicación es de fácil prevención por lo que ante la menor sospecha de altos contenidos de nitratos realice análisis de laboratorio y consulte a su asesor técnico sobre la interpretación de resultados y medidas a tomar.
De ser posible suplementar con Sales Minerales, ya que aportar al alimento los principales minerales, macro y oligoelementos, se hace necesario para mantener muchas funciones fisiológicas, especialmente la reproductiva. Se debe tener en cuenta la posible ingestión de plantas tóxicas, dado que los animales comienzan a ingerir “lo que encuentran”, frente a estas situaciones de crisis, pudiendo alimentarse de plantas tóxicas. Es de señalar que la abundante presencia de especies de Senecio spp en amplias zonas del país, puede determinar su ingestión en cantidades suficientes como para producir cuadros tóxicos en los animales.