miércoles 5 de octubre, 2022
  • 8 am

Salud Pública identificó que 307 productos no contaban con el etiquetado frontal de alimentos

El Ministerio de Salud Pública (MSP) determinó en un relevamiento que 307 productos no contaban con el etiquetado frontal de alimentos, desde que comenzó la fiscalización en el marco del decreto 272/018 del Poder Ejecutivo. La incorporación de un rótulo frontal en los alimentos envasados permite a los consumidores la fácil y rápida identificación de alimentos con excesiva cantidad de azúcares, grasas, grasas saturadas y sodio; nutrientes asociados al aumento de sobrepeso, obesidad y generadores de Enfermedades Crónicas no Transmisibles.
CRITERIOS DE CONTROL
Salud Pública desarrolló controles desde un criterio de priorización de categorías de alimentos, desde una perspectiva de riesgo, priorizando aquellos que son mayormente consumidos por la población infantil: galletitas, bebidas sin alcohol, productos de copetín, helados, hamburguesas, postres de leche y gelatinas, salsas y aderezos, salchichas tipo frankfurters, cereales de desayuno y polvos para preparar refrescos. Desde el 2020 a la fecha se han implementado controles respecto al cumplimiento de la normativa al momento de otorgar la autorización de comercialización de productos (ya sean nuevos o renovaciones). En este sentido, el MSP realiza los controles a nivel de los productos modificados en su composición nutricional y las Intendencias en el resto de los productos.
INFRACCIONES DETECTADAS
El MSP informó que se identificaron un total de 307 alimentos que no contaban con octógonos. Las galletas y galletitas presentaron un 47% de incumplimiento, estando los datos de composición nutricional en la base. De los productos que no presentaban octógonos, y dependiendo de la categoría de productos fiscalizada, entre el 29% y el 62% no estaban en la base de datos de composición nutricional. Se espera que el uso del rotulado frontal contribuya a una mejora de la calidad de la alimentación de la población, ya sea por una mejor selección de alimentos al momento de la compra, o por una mejora de la calidad nutricional de los alimentos ofrecidos por la industria.