miércoles 28 de septiembre, 2022
  • 8 am

El fin del mundo y “Metaverso”

Dr. Pablo Perna
Por

Dr. Pablo Perna

17 opiniones

Por el Dr. Pablo Perna
Carl Sagan fue el astrónomo y astrofísico de los más importantes del mundo contemporáneo, nació en Nueva York en 1934 y muere en 1996. Profesor de la Universidad de Harvard, sostenía que en el universo existían más estrellas que todos los granos de arenas en las playas del mundo, por lo que estaba convencido de la existencia de vida extraterrestre. De esta manera impulso el proyecto “SETI”, donde en 1974 se envió al espacio a bordo de una sonda espacial, diferentes mensajes en distintos idiomas, música, fotos y vídeos, destinados a informar a posibles civilizaciones extraterrestres sobre la existencia de nuestra humanidad.
También el proyecto consistió en la construcción de radios-telescopios para buscar señales y sonidos de posibles vidas inteligentes en el universo. Este proyecto fue avalado por 70 científicos, entre los que se encontraban ganadores del Premio Nobel. El físico y cosmólogo, también reconocido mundialmente, Stephen Hawking, quien falleciera en el 2018, también previo a su muerte reconoce la probabilidad de existencia de vida extraterrestre.
El infinito del universo, con la existencia de verdaderos Titanes que ni siquiera los griegos se atrevieron a imaginar, ejemplo de ello es la estrella “Stephenson 2-18”, que es 10 mil millones de veces más grande que nuestro sol y nuestro sol es 109 veces más ancho que la tierra, han llevado que las mentes más iluminadas de nuestra humanidad se hayan volcado a estudiar el universo, espacio y tiempo. ¿Para explicar lo inexplicable, hemos creado a Dios o Dios nos ha creado a nosotros?
Como si todas estos universos reales pero desconocidos fueran pocos, a fines del 2021 Mark Zuckemberg, el creador de Facebook, que actualmente su compañía pasó a llamarse “Meta”, ha anunciado la creación de aquí a unos 10 años de los “Metaverso”. El “Metaverso” es la creación de un universo paralelo al real, pero virtual y tridimensional, donde varias personas, sin importar en el lugar físico que se encuentren, pueden interactuar en tiempo real de manera social y económica, en el mismo ciber espacio simulando al mundo real.
De esta manera los “metaverso” están previstos no únicamente para el entretenimiento, como los videojuegos en primera persona, sino también con fines turísticos, con posibilidades de asistir a conciertos, fomentar el teletrabajo y salud, que van desde consultas medicas a cirugías realizadas por médicos y pacientes que se encuentren en diferentes países, pero en un mismo lugar virtual y tridimensional. La compraventa de productos, como por ejemplo el mercado de las vestimentas, donde los consumidores podrán probarse las diferentes prendas virtualmente, por lo que se prevé el crecimiento potencial de las ventas online y el pago mediante criptomonedas.
Como se apreciara, estas líneas son meramente reflexivas, propias del verano y de un nuevo año que comienza, el 2022, aunque al decir de Jorge Luis Borges, en el cuento “El Libro de Arena”: “Si el espacio es infinito estamos en cualquier punto del espacio”; y “si el tiempo es infinito estamos en cualquier punto del tiempo”.