miércoles 5 de octubre, 2022
  • 8 am

El satánico Dr. No

Gustavo Chiriff
Por

Gustavo Chiriff

12 opiniones

Téc. Univ. Gustavo Chiriff
2001- Frente Amplio
Una de las primeras series de películas del agente 007, James Bond, está basada en la novela homónima escrita por el británico Ian Fleming y esta fue “El satánico Dr. No”; el Dr. Julius No estaba obsesionado con conspirar y sabotear tanto a Rusia como a EE. UU, en la guerra fría, por el rechazo de estas potencias de sus servicios, que para el Dr. No eran excepcionalmente brillantes. Después de hacer una fortuna estafando y ser rechazados por estadounidenses y rusos, organiza un grupo terrorista llamado SPECTRE. Todo esto en la película de Terence Young y protagonizada por Sean Connery, donde además el Dr. No expresaba su anticomunismo exacerbado, donde todo el mal de la humanidad estaba encarnado en los soviéticos.
60 años después, aquí en Uruguay y más precisamente en Salto reaparece el satánico Dr. No, en pies de pagina de este mismo diario, reeditando viejas prácticas perimidas de la vieja doctrina Truman, que basaba su acción en perseguir y reprimir (siendo sutil, entenderán) a los comunistas y sus aliados. Y para ello se valía de diferentes tácticas y una de sus tácticas era el bombardeo mediático, infundiendo miedo a la población sobre el cuco cubano o soviético. Muchos nos acordamos de que a la salida de la dictadura en la campaña electoral desde la derecha se infundía el miedo que si ganaba el Frente Amplio se iban a llevar a los niños para Cuba, pero gano el Frente Amplio y lo que sucedió es que se fueron miles de jóvenes a Cuba a estudiar Medicina o Educación Física, por la calidad de la enseñanza y por su gratuidad, donde podían desarrollar en su carrera no solo como técnicos, si no que lo formaban en la empatía y solidaridad con los más desprotegidos. Ganó el FA y no se llevó a ningún niño a Cuba, al revés, una veintena de médicos cubanos vinieron a operar de los ojos en forma gratuita a miles de uruguayos, uruguayos que no accedían a estas operaciones muchas veces por el alto costo de las mismas, que quizás a esta versión local del Dr. No, no le guste que miles de uruguayos pudieran volver a ver sin costo.
El recurrir al trapo sucio del anticomunismo ante la ausencia de fundamentos a la hora de defender una idea, es una vieja práctica usada para tratar de ensuciar y desprestigiar las luchas populares y en este caso particular, la campaña del SI. Esta forma rastrera de querer relacionar esta campaña con los Partidos Comunistas de Cuba, China o de la ex Unión Soviética, muestra a las claras que quien pagó para poner este pie de página, está realmente desesperado y sin argumentos, incluso embarrando el debate que en buena medida se viene dando. Nunca se nos pasaría por la mente, a quienes militamos por la derogación de los 135 artículos, relacionar esta campaña con la masacre de indios en Salsipuedes o más recientemente las atrocidades cometidas por los militares en la dictadura. Desde esta vereda tenemos argumentos sólidos para poder debatir, porque estamos convencidos que esta ley, y en particular los 135 artículos que queremos derogar, son regresivos y lesionan distintos tipos de derechos.
Este tipo de publicaciones no merece otra cosa que el repudio, pero nos invita a reflexionar que más hay detrás de este Dr. No y otros, que en forma violenta expresan su odio hacia prácticas democráticas, como lo es este referéndum.
Sin dudas que para quien paga estas publicaciones, cabe muy bien la frase del alemán Bertolt Brecht : “No hay peor fascista que un burgués asustado”.