lunes 26 de septiembre, 2022
  • 8 am

MGAP y SUPR firmaron convenio para el desarrollo del pastoreo racional

En el mes de diciembre pasado, la Dirección General de Desarrollo Rural del MGAP (DGDR-MGAP) firmó un convenio con la Sociedad Uruguaya de Pastoreo Racional (SUPR) para el desarrollo del pastoreo racional en nuestro país. En este marco, se aprobó el proyecto de SUPR con el objeto de difundir y sistematizar la metodología de extensión utilizada.
Este proyecto, concretamente, tiene como población objetivo a productoras y productores ganaderos pertenecientes al grupo de pastoreo racional (GPR) de la región litoral norte, con prioridad en la integración de productores familiares de la zona. El GPR litoral norte (Artigas, Salto, Paysandú, Río Negro) está integrado por 23 familias, pretendiendo llegar a 40 (la mitad de ellos productores familiares).
La propuesta es fortalecer la adopción y el desarrollo de sistemas de pastoreo racional en predios de la organización, mediante asistencia técnica grupal y capacitaciones.
De acuerdo a la SUPR, las prácticas de pastoreo racional refuerzan el valor de los recursos naturales y el uso apropiado de los mismos redunda en mejor productividad, conocimiento y valoración real del recurso, que indudablemente contribuyen a la promoción de la biodiversidad, cantidad y calidad de agua en los sistemas productivos, reducción de la erosión de suelos, como principales virtudes del modelo aplicado. Además, se incorpora la perspectiva de género y generaciones en el proyecto de pastoreo racional de la zona norte y en la gestión del conocimiento vinculado a esta tecnología.
La experiencia
Nazarena Moreni es productora y junto a su padre, Antonino Moreni, son beneficiaros de este proyecto. La joven es estudiante de veterinaria, el año pasado cursó su último año y en este momento se encuentra preparando exámenes y la tesis. Con orgullo, nos cuenta sobre su apego al campo: “Desde chica mamé esta pasión por el campo. Es un predio familiar que viene desde mi bisabuelo. Hoy en día es propiedad de mi abuela y mi padre lo trabaja. Lo trabajaba junto a su hermano hasta que en el 2020 se separaron y ahora está él, por lo tanto eso me dio más chance de involucrarme más y ayudarlo. Aun así, desde chiquita siempre trabajé con los dos”.
El predio se encuentra a 30 kilómetros de Salto, en la zona de Itapebí, por ruta 3, en el medio de los arroyos Itapebí Grande e Itapebí Chico. Al fondo lo rodea el Lago Salto Grande.
Empezaron con este proyecto de pastoreo racional en el 2019, luego de que su padre y su tío fueron a un encuentro que hicieron unos ingenieros agrónomos brasileros: “Se vieron interesados por este sistema y se asesoraron e implementaron el proyecto en 2019. En 2021 se implementó el proyecto en un sector, que eran 58 parcelas de 4 hectáreas, y el año pasado se subdividió otro sector, llegando en total a 76 parcelas de 4 hectáreas. La idea es seguir agrandando, porque la verdad nos dio muy buenos resultados”, cuenta la joven.
Por los ingenieros que los asesoran, conocieron a la Sociedad Uruguaya de Pastoreo Racional y conformaron el grupo regional litoral norte, que son varios grupos de productores que funcionan como un grupo CREA: “Como joven estudiante lo vi como una terrible oportunidad de aprendizaje, de conocer otros sistemas, de verme involucrada con otros profesionales y productores. La verdad que fue tremendo. Lo mismo cuando nos tocó hacer una jornada en casa, fue muy enriquecedora, sacamos muchas cosas buenas y proyectos para seguir implementando. Es como una transmisión horizontal entre productores y profesionales que está muy buena”, dice Nazarena.
Estuvo también presente el presidente de SUPR: “contamos nuestra experiencia; se recorrió donde se encontraban los animales, las parcelas y ellos vieron el potencial que tiene este sistema”.
“Creo que uno de los logros principales para nosotros de este proyecto fue el tema del manejo, que antes era que mirabas el ganado, que veías cómo estaba… Y ahora te da el tiempo de poder tomar decisiones, porque sabés cuánto pasto tenés para adelante, cuánto pasto te queda, cuántos animales… podés regular la carga y así podés tomar decisiones que te ayudan en el manejo diario y también personal”, dice la joven.
Nazarena cuenta que tienen 190 animales en 4 hectáreas y que al cambiarlos de parcela se los puede recorrer mucho más fácil: “Maximizás la producción. Ese creo es el mayor logro que hemos tenido”, afirma.