sábado 24 de septiembre, 2022
  • 8 am

Otra vez nos meten mano en el bolsillo

Gustavo Chiriff
Por

Gustavo Chiriff

11 opiniones

Téc. Univ. Gustavo Chiriff PCU/FA
Este martes 1° de marzo, todos los uruguayos y uruguayas amanecimos con una nueva suba de los combustibles, un 2 % respecto al precio que ya había subido el primero de febrero, lo que significa, que en estos dos meses que va del 2022, la nafta súper subió un 6,3%, el gasoil un 8,1% y el súper gas un 7,5%.
Todos nos acordamos de la promesa hecha por Luis Lacalle Pou, hace tres años atrás en el Parque Viera: “Si gana el Partido Nacional se terminó el aumento de impuestos, de la tarifa y el combustible. Es fácil administrar mal si tengo el bolsillo de “Juan pueblo” para meterle la mano. El esfuerzo al que nos competemos es a aflojarles el cinturón”. Pero parece que el aflojar el cinturón es que desde que asumió a la fecha, la nafta súper subió un 36,26%, el gasoil 33,6% y el súper gas 28,5%. Pero parece que la LUC no tiene nada que ver ahora, que es por qué el precio paridad de importación se incremento debido al conflicto Rusia-Ucrania, pero lo que si es cierto que desde que asumió este gobierno de coalición la nafta súper aumento $ 20 y que los aumentos más significativos son a raíz del artículo 235 de la LUC, donde se faculta al Poder Ejecutivo a revisar los precios con un plazo máximo de 60 días, a los efectos de su ajuste.
Esta suba de precios impacta directamente en la economía de todos los uruguayos, comenzando por los mismos productores, que no tienen una política tarifaria clara, que puedan proyectar sus costos al menos por un año, ya no se puede calcular los costos de producción a corto o mediano plazo, por qué podemos terminar a fin de año a un precio del gasoil de cercano a los $ 80.
Tenemos también detrás de este aumento, la suba de los precios de la canasta básica de alimentos, que en lo que va de estos dos años de gobierno multicolor aumento en general un 17,8 %, pero que, por ejemplo, según datos del INE, el precio del aceite aumento un 56,13%, distinto a la realidad que vemos en algunos supermercados, cuando a principios del 2020 ofertaban una cierta marca de aceite a tres por $ 100 y hoy con ese dinero no se compra uno, es decir aumento tres veces más. En ese informe del INE, el aumento de la leche es del 21,8%, del pan 19,1%, el azúcar 20,5% y la carne del 17%, más allá que en las carnicerías, sobre todo en el precio de la carne picada, se verifica un incremento del 87 %.
Desde que asumió la coalición de gobierno, el salario real disminuyo en un 3,2%, lo que supone a un ingreso de un hogar, disponer de $ 1000 menos en su compra. Sin dudas que el artículo 235 de la LUC, que es uno de los 135 que queremos derogar, permite a discreción, aumentos de los combustibles en forma bimensual, ocasionando una suba escalonada de precios de los productos básicos de alimentación, lo que lleva a ajustar cada vez más el cinturón a los trabajadores.