jueves 6 de octubre, 2022
  • 8 am

Escribanos Públicos que falsifican Poderes para actuar

Dr. Pablo Perna
Por

Dr. Pablo Perna

18 opiniones

Por el Dr. Pablo Perna
El ex Presidente de la República, José Mujica, una y otra vez ha sido crítico hacia los profesionales universitarios, encontrándose en su primera línea de ataque los Abogados, Escribanos y Economistas. Mientras era presidente en el 2011 manifestó: “Estamos infestados de economistas, escribanos y abogados”; y en su campaña electoral a la presidencia aseguraba que el “empleo notarial es un elemento generador de burocracia” y un “enlentecedor de las transacciones”.
En ambas ocasiones la Asociación de Escribanos del Uruguay salió al cruce haciendo conocer un comunicado donde sostenía que los dichos de José Mujica “agravian al Notariado Nacional y desprestigian la imagen del escribano”; y reafirmaban: “Los escribanos, trabajan en forma honoraria para el Estado, asegurándole la percepción y contralor de prácticamente todos los impuestos y dando seguridad jurídica”. En junio de 2011 varios notarios protestaron contra Mujica por el ingreso de los Escribanos al FONASA, con carteles y pancartas que rezaban: “no destruir lo que funciona bien”.
Los procesamientos, formalizaciones y condenas a Escribanos Públicos por falsificaciones ideológicas, de certificados y documentos públicos y estafas, claramente acreditan que no todo funciona como lo ha manifestado históricamente la Asociación de Escribanos del Uruguay. Como prueba de ello, la semana pasada la Fiscal de San Carlos pidió prisión a una Escribana, conjuntamente con su cómplice, por utilización de un poder falso para enajenar. El Escribano que había confeccionado el poder, amigo de la escribana hoy formalizada, habría realizado un poder falso de una persona argentina para enajenar terrenos que tenía en el Uruguay; la maniobra quedó al descubierto cuando los herederos constataron que la firma del argentino había sido realizada cuando éste ya se encontraba muerto. La fiscal pidió la formalización de las personas involucradas por asociación para delinquir y uso de documentos falsos.
Estas maniobras realizadas por Escribanos no son novedosas, en setiembre del 2021 fueron denunciados tres escribanos también por presuntas falsificaciones, donde se encontrarían comprometidas más de cincuenta escrituras públicas de enajenaciones de terrenos cercanos a la Laguna Garzón; la maniobra con utilización de documentos falsos venían desde el año 2011, la mayoría de las víctimas eran argentinos y adultos mayores.
Otro ejemplo que ha tomado luz pública ha sido la confirmación del procesamiento en el 2017, por la Suprema Corte de Justicia, del Escribano que labró el acta en el remate de los aviones de PLUNA, condenado por falsificación ideológica de documento público, al no haber consignado el nombre completo de quien fue llamado “el caballero de la izquierda”.
¿Y por Salto como venimos? Ante la apertura de los puentes, donde Migraciones se ha visto colapsada, llegando en momentos picos a tener colas de autos de 3 kilómetros y esperas por más de 6 horas, nos preguntamos, ¿qué controles existen para verificar la autenticidad de los poderes realizados por escribanos públicos, en cuanto si fueron otorgados por los verdaderos propietarios de los vehículos?
Como Escribano Público he recibido llamadas de personas que solicitaban que les confeccionara poderes para pasar a Concordia, luego de requerirles que se necesitaba la autorización del propietario registral del vehículo, algunos desistían de la concreción de los mismos, argumentando solucionar sus problemas por otros medios.
De seguir existiendo falsificaciones por escribanos, no solamente se estaría generando una competencia desleal, que sería el menor de los males, pasando por las diferentes tipificaciones penales para el escribano interviniente y el que utiliza el poder a sabiendas de su falsificación, sino que lo más grave es que se estaría dinamitando los cimientos que fundamentan la existencia de los Escribanos, que es el dar “fe pública” y confianza en los negocios. Por este camino, ¿José Mujica estaría presagiando el futuro del notariado público en nuestro país?