lunes 26 de septiembre, 2022
  • 8 am

¿En qué nos convertimos?

Dr. Carlos Silva
Por

Dr. Carlos Silva

16 opiniones

Carlos Silva
Partido Nacional
Los Salteños siempre tuvimos ese sentido un orgullo por ser nacidos acá, por el desarrollo, la cultura e innovación que teníamos y así los hacíamos sentir cuando salíamos del departamento o con quienes llegaban a visitarnos. Esto, en varias ocasiones nos hacía ver como arrogantes, pero en realidad lo que queríamos, era mostrar lo que quienes nos precedieron nos dejaron como legado y para que también, quienes nos siguieran, lo mantuvieran.
Pero hoy, la situación cambió, ya no vemos que la gente nos vea como la segunda capital, no salimos a jactarnos de lo que hacemos, sino que cuando salimos, nos sorprendemos como están los demás y como estamos nosotros como ciudad. No precisa irse muy lejos ni tampoco al sur del país para compararnos, aquí en el norte hay ejemplos, varios.
Artigas se ha visto transformado en estos últimos años, cuando uno llega encuentra grandes avenidas mejoradas, espacios públicos nuevos y otros recuperados. Han sabido explotar los recursos turísticos que tienen, por ejemplo, han logrado el mejor carnaval del país. Están en proceso de eliminar el vertedero a cielo abierto y transformar el basurero, en una planta clasificadora de residuos y encapsuladora de los mismos.
Rivera ha logrado un desarrollo urbanístico y comercial envidiado por muchos en el norte del país. Crecieron como ciudad en el marco de la binacionalidad e integración fronteriza. También el turismo es algo que han sabido explotar y casi todos los meses generan un evento de atracción donde permite que el sector se movilice.
Y si vemos al sur, con quienes competimos desde el futbol hasta la bolita, hoy los miramos con sana envidia a los Sanduceros. Es una ciudad que se está transformado con la llegada de inversiones privadas y públicas, con un pueblo y gobernantes comprometidos.
Proyectos edilicios que generan no solo trabajo para la gente sino un lugar atractivo para vivir a quienes están pensando en una vida más tranquila, como la que tenemos en Uruguay. Grandes obras públicas que no solo mejoran el aspecto urbanístico, como lo que están haciendo en su costanera, sino también, consiguiendo mejoras e inversión en el área educativa, para posicionarse como ciudad universitaria.
Estos son solo algunos ejemplos de los que hacen nuestros vecinos, mientras que acá, estamos mirando en la cortita y tenemos un Intendente, que se preocupa más por su campaña política, que por devolvernos ese orgullo de ser salteños. Lo hemos dicho hasta el cansancio, queremos verlo trabajar por traer desarrollo y prosperidad al departamento y estamos siempre de mano tendida, pero es el, quien debe estar primero en la fila y hoy no lo vemos.
Hay muchos Salteños dispuestos a trabajar en conjunto y ya lo han demostrado, pero necesitamos que el gobierno departamental no solo acompañe, sino que tome la iniciativa y proponga una hoja de ruta. Lo que no queremos, es que quede solo a la espera de lo que los demás puedan hacer para después, subirse al carro.
Sr. Intendente, usted no es “burro”, pero debe cinchar del carro.