sábado 1 de octubre, 2022
  • 8 am

Raúl Bula; Revela detalles de esta orientación que causa intriga, mitos y leyendas

Por Julio Aguirrezábal

Raúl Bula tiene 59 años, nació en Montevideo, pero vivió años en Salto desempeñando funciones en el Centro Médico. Actualmente reside en Rivera, es Licenciado en Relaciones Laborales y desde el mes de diciembre pasado es el presidente del Gran Oriente de la Francmasonería del Uruguay. Muchos dicen que hay masones por todos lados y la masonería es un tema que causa intriga y se ha expandido por todo el mundo como una institución secreta que genera mitos y leyendas. La masonería persigue como fin el progreso moral, intelectual y material de sus miembros y de la humanidad. Diferentes ritos, grados, orígenes y tradiciones que se transmiten entre hermanos dentro de una logia en un ámbito que hasta no hace mucho era exclusivo para hombres, pero que la mujer ha ganado espacio. En diálogo con CAMBIO Raúl Bula habla de la masonería, de sus objetivos y de todo lo que se dice en torno a estos grupos, su relación con el poder político, su presencia social y sus diferencias con la Iglesia Católica.

———————————————————-

-¿Qué es la Masonería?

Movistar – 19/09/22 al 19/10/22

-En la masonería hay dos grandes corrientes, por un lado la masonería tradicional que es de orientación anglosajona, dogmática, 100 % masculina y ahora últimamente hay una versión 100 % femenina. Estas instituciones comparten entre sí, esencialmente, una orientación determinada dentro de la masonería a nivel internacional. Por otro lado estamos nosotros, alineados a la masonería adogmática, liberal, practicamos la libertad absoluta de consciencia, esto significa que no exigimos a ningún ciudadano ni ciudadana que se quieran integrar a la masonería, la pertenencia o no a alguna religión, la creencia o no de alguna idea metafísica. La adhesión a alguna orientación política, ideológica o filosófica, tampoco no discriminamos por razón de sexo ni orientación sexual, entonces esta masonería liberal y adogmática que practicamos nosotros, que es el gran oriente de la masonería del Uruguay, nació el 10 de diciembre de 1998, día del 50 aniversario de los Derechos Humanos. Desde entonces, a casi 24 años, es una masonería de hombres y mujeres. En la historia ha habido mujeres francmasonas uruguayas que se han visto invisibilizadas por esta masonería masculina, pero esencialmente es eso, todos los masones compartimos un zócalo común, que es el de igualdad, libertad y fraternidad, pero nosotros encontramos además el de libertad absoluta. En nuestra masonería no hay presencia de un libro sagrado como hay en la masonería anglosajona, que ponen la Biblia. No hay exigencia de creer o no creer y los temas de la consciencia individual son temas de los individuos; las personas que ingresan a nosotros no renuncian a sus creencias personales, lo que hacen simplemente es decir, las creencias del ámbito personal las practicamos en el ámbito privado, individualmente o colectivamente, participar en actividades de su religión, pero en el ámbito institucional de la masonería uruguaya y sus logias, no puede manifestarse en ninguna de esas ideas personales que sostiene la persona.

-Siempre se ha dicho que la Iglesia Católica y la Masonería son antagonistas, más precisamente con el Opus Dei. ¿Sigue siendo así?

-El Papa Clemente XI, en 1738, sacó la Bula In Eminenti, que es un decreto papal, diciéndole a la grey católica que estaba prohibido afiliarse a la Masonería bajo pena de excomunión. La Masonería moderna nació en julio de 1717, hace 305 años. Entre 1717 y 1738, los poderes fácticos de turno, el clero en alianza con el trono, con la casta militar, etc. eran los que mandaban. En las logias masónicas comenzaron a reunirse personas totalmente distintas, de distintos orígenes sociales y culturales, distintos poderes económicos que pertenecían al clero o no, para darle libertad, igualdad y fraternidad para hablar de ideas que permitieran avanzar a la sociedad en un sentido de dignidad humana y progreso, esto fue visto como algo beneficioso por el poder de turno, por eso inmediatamente la Masonería por sus ideales libertarios, fue atacada por la Iglesia Católica y por otros, que lo vieron como un peligro, y a lo largo de la historia ha pasado así también, los regímenes totalitarios han perseguido a la masonería, lo hizo Franco que prácticamente arrasó con la Masonería española, lo hizo Hitler con la Masonería en Alemania, y lo hizo Stalin, con la Masonería en Rusia. Es decir, los regímenes totalitarios ven a la Masonería como un peligro porque su principio fundamental es la libertad del individuo, que las personas sean libres de pensar. La Masonería agregó de todas las corrientes filosóficas y espirituales de oriente y occidente, un método y un lenguaje simbólico que da a los integrantes de la Masonería herramientas para encontrar dentro de sí mismo su propio camino de perfeccionamiento, que los inspire a volcar ese perfeccionamiento a la sociedad. Por eso un masón o una masona, no se pueden entender trabajando solos sobre sí mismos, la Masonería siempre nos está llamando a la acción, tiene por principio o ley construir el hombre y la sociedad, porque esas construcciones son complementarias entre sí y son las que hacen al proyecto masónico.

————————————————————————

Para la Iglesia Católica la

Masonería sigue siendo incompatible

y esto no ha cambiado”

————————————————————————

-Hace muchos años, Pablo Galimberti, en aquel momento Obispo de Salto, dijo que “sociológicamente uno puede decir que la Masonería es una secta, tiene secretos y carece de un cuerpo doctrinal como sí lo tiene la Iglesia”.

-La Masonería no es una religión, tampoco es una secta, y siempre ha sido abierta. A la Masonería se le señaló que es secreta cuando no es así, es discreta, como es discreta una familia, las cosas que se hablan en el ámbito de una familia no se ventilan públicamente. Ese nivel de discreción tiene la Masonería, pero después sus autoridades, sus locales, son todos conocidos, tenemos una página web donde hay cargados muchos documentos y opiniones de grandes maestros. Somos una institución con personería jurídica otorgada por las autoridades de la República, así que eso no tiene secretos. La doctrina de la Masonería quizás Galimberti no la conocía o no la conoce aún, es lógico porque no es masón, pero la Iglesia Católica se ha preocupado mucho por la Masonería, seguramente porque justamente sus ideas libertarias se oponen al dogma de la Iglesia Católica. Hubo un hecho en Uruguay hace muchos años que fue el disparador de la secularización del Estado, que fue el evento del fallecimiento del médico católico y francmasón, Enrique Jacobson, en San José, este evento provocó lo siguiente: Jacobson en su lecho de muerte le pide a su familia y sus hermanos de su logia, que llame al cura para que le diera su extremaunción. El cura se acerca, lo escucha, y le dice que no le podía dar la extremaunción a menos que él renuncie a la Masonería y le entregue todos los papeles y documentos que tenga la Masonería. Jacobson, moribundo le dice que no, que era injusto y no correspondía porque la masonería no se opone a la religión. A las 24 horas insistieron con otro cura que hizo algo similar, los hermanos de la logia de Jacobson lo llevaron, ya sin vida, hasta la catedral de Montevideo, allí la Iglesia Católica le negó la sepultura por no obtener la extremaunción, y el Gobierno de Bernardo Berro, que no era masón, decreta la secularización de los cementerios, salen los cementerios de la órbita de la administración de la Iglesia Católica y pasan a ser administrados por el Estado. Está claro hasta qué punto llega la barbaridad de un dogma. Entonces, entre aquel momento histórico y estas opiniones de Galimberti, ha corrido mucha agua bajo el puente. La opinión de la Iglesia Católica sobre la Masonería no ha cambiado mucho, y es curioso, porque en el clero católico ha habido muchos destacados francmasones, como lo fue Dámaso Antonio Larrañaga por ejemplo, y tantos otros, todas personas que fueron miembros del clero, muy destacados, y además miembros de la Masonería. Para la Iglesia Católica la Masonería es incompatible y sigue siéndolo aún.

-En El Vaticano existe una paradoja, porque si bien la Iglesia Católica es antagonista de los masones, se dice que en la sede vaticana hay una “guerra” de poder entre la Masonería y el Opus Dei.

-En los tiempos que los masones construían castillos y catedrales, porque masón significa albañil, constructor, su principal patrón era la Iglesia Católica, era la que ponía la plata y dirigía las obras. Los masones hacían esas obras y sin duda compartían con los miembros del clero católico sus enseñanzas, y viceversa. Ese choque de ideas existió, y están en la base de muchas de las cosas sobre las que nosotros reflexionamos. Ahora, la Masonería tiene una curiosidad con respecto a la Iglesia Católica y a otras iglesias, en la Masonería no hay un vaticano, en la masonería no hay un centro de dirección internacional que largue directivas como pasa con la Iglesia, que tiene el Vaticano y un Papa, las instituciones masónicas son todas soberanas e independientes, tenemos autoridades propias, reglamentos propios, locales propios, etc. Somos una sociedad de hombres y mujeres libres, que trabajamos en nuestro propio perfeccionamiento y en el de la humanidad. Somos esencialmente una sociedad de pensamiento, personas distintas que nos invitamos a trabajar juntos.

————————————————————————————-

Una cosa es pertenecer a la Masonería

y otra muy diferente es ser masón”

————————————————————————————

-¿Qué hay que hacer para ingresar a la masonería?

-En la institución que yo presido el requisito es ser una persona honesta y sincera, una persona de bien, ese es el requisito fundamental. No hay un perfil, sino que se requiere ser honesto y sincero. Obviamente compartir los principios y valores de la institución, que son los que están divulgados en la página web. Nosotros nos acercamos a las personas para informarles cuáles son nuestros principios y valores, qué practicamos, la república, la laicidad, y si la persona está de acuerdo, nos dirá que si o que no, tenemos un sistema de gobierno democrático republicano, pensamos que ese es el mejor sistema de gobierno que hay y que se puede perfeccionar. Los regímenes totalitarios persiguen a la masonería porque están en contra de la democracia.

Se decía que quien se quería retirar de la masonería era perseguido y le complicaban la vida.

-Es algo que se dice como muchas cosas, pero le aseguro que el trámite para retirarse de la Masonería es un trámite administrativo que no tiene ninguna dificultad y no se persigue a nadie. Un principio es la tolerancia, y eso no es bancarse al que piensa distinto, la tolerancia es hacer el esfuerzo por comprender al que piensa distinto y tratar de trabajar con él para hacer el bien a la sociedad. Nosotros pretendemos que los miembros de nuestra institución, a partir de lo que aprenden en los trabajos y en nuestras logias, y a partir del comportamiento de nuestros hermanos y hermanas, sean capaces de llevarlo a la sociedad civil.

-Hiram Abif fue una figura alegórica del ritual masónico, se dice fue constructor del palacio del rey Salomón, luego asesinado por tres compañeros para “robarle” sus conocimientos de constructor. El templo de la Masonería en Salto se llama Hiram.

La Escuela Hiram fue fundada por Leandro Gómez que era grado 33 de la Masonería escocesa y fue la primera escuela pública laica del Uruguay antes de la reforma valeriana. Yo recomiendo mucho leer el discurso de Leandro Gómez el día de la inauguración. Hiram es una de las leyendas que toma la Masonería universal. La masonería articula sus rituales en distintos paisajes simbólicos y leyendas en función de los grados en que se trabaja. Por tanto Hiram es un personaje muy conocido para los masones, porque se agregó de distintas corrientes espirituales, filosóficas de oriente y de occidente y las amalgamó en sus rituales con el fin de realizar la iniciación masónica que es un proceso que se pone a disposición de quien quiere ingresar con un método de trabajo que propone ideas que cada masón debe descubrir. Una cosa es pertenecer a la Masonería y otra muy distinta es ser masón. La Masonería tiene que pasar por nosotros y no nosotros por la ella.

-¿Es real el poder y la incidencia de la Masonería en la política uruguaya?

-Creo que no. Es real que ha habido masones destacados en el ámbito de la política, que han tenido un papel importante. Eso es real, pero son masones y masonas que han pasado por la política y se destacaron, así como otros no. Así como han pasado por la industria, por el comercio, educación, hay quienes se destacan y quiénes no.

-¿Hay un saludo que identifique a los masones?

-Los masones tenemos formas de comunicarnos, esencialmente a través de símbolos, el lenguaje masónico es un lenguaje simbólico. Cuando me preguntan qué es la Masonería a todos les digo lo mismo, es muy difícil explicarlo con palabras, porque no alcanzan las palabras para transmitir lo que es la masonería, por eso la masonería transmite sus enseñanzas a través de lenguajes simbólicos, que se expresan a través de los ritos de la masonería, hay más de 200 ritos en la masonería, y cada uno de ellos tienen distintos rituales. Tenemos formas de comunicarnos que son propias de los masones, que se les revela a los miembros de la institución a medida que van avanzando, es parte del proceso.

-¿Qué opina del Nuevo Orden Mundial?

-El mundo está cambiando, a fines de la década del 90 con Internet, ya se veía que estábamos asistiendo a una globalización que estaba cambiando las cosas, y se estaba perdiendo cosas como el trabajo, que era el elemento central de la sociedad, el articulador, porque en el trabajo no solo las personas generaban recursos para vivir, sino un sentido de pertenencia, dignidad, el camino de mejorarse a sí mismo, y este mundo está cambiando por la revolución científica y tecnológica. Nosotros atravesamos un poco más de dos años de emergencia sanitaria por el covid-19, que obviamente aceleró más el proceso de cambio por la tecnología, asistimos a un mundo globalizado sí, pero también a esta modernidad donde los compromisos se rompen, todo es consumo ya, con el menor esfuerzo posible, se maximiza el consumo y se minimiza el esfuerzo, y sin esfuerzo y sin voluntad nunca hubo nada y no lo va a haber, las sociedades no se construyeron de un día para el otro. Hace más de seis meses comenzó la guerra de Rusia con Ucrania, con amenaza de que esa guerra se generalice, amenaza de armas nucleares, y eso es una situación muy compleja y delicada, asistimos a un cambio. Nosotros pretendemos que el mundo vaya hacia el progreso de la humanidad, pero actualmente atravesamos momentos oscuros.

-¿Usted cree que el mundo está gobernado por la tecnología y la ciencia?

-El mundo está gobernado como casi siempre lo estuvo, por intereses económicos que están detrás de todas estas cosas, tecnología, ciencia, que nos han dado la oportunidad de comunicarnos y acceder a información que antes no se tenía. La cuestión es que hay que hacerlo de manera inteligente, hay que ver qué es lo que está mal, lo que conviene y lo que no. Ahí viene lo del método masónico, que promueve entre sus miembros el uso de la razón para poder conocer cuál es el mejor camino para construir una sociedad mejor y ese ser que aspiramos a ser nosotros mismos. Estamos en un mundo en el que a través de las redes sociales hay voces que antes no se escuchaban, por eso muchas veces se replican pensamientos que en muchas ocasiones no se conocen a fondo, y las personas lo repiten sin saber lo que dicen; eso perjudica mucho, y seguramente a los medios de comunicación también, tenemos que educarnos y discernir.