domingo 4 de diciembre, 2022
  • 8 am

“En otoño y primavera los cuadros respiratorios son más frecuentes”

Por Karina Izaguirre.
En la jornada de ayer, CAMBIO se comunicó con la Dra. Natalia Fleurquin –Médico Pediatra- para conocer las principales causas de las afecciones respiratorias en los niños, las cuales se están viendo con más frecuencia en esta etapa del año en la que transitamos. La profesional aportó información al respecto.
CAMBIO ESTACIONAL
En principio la Pediatra explicó que uno de los principales factores es el cambio de estación; en primavera y otoño siempre hay cuadros respiratorios por los contaminantes ambientales como el polen, las flores, los árboles que predisponen a más cuadros alérgicos. Como también los cambios climáticos bruscos en la temperatura. “Otras de las causas es que la vía aérea del niño es mas chica, tienen pocas defensas y tienden a tener más secreciones o resfríos y al ser repetitivas estas manifestaciones pueden generar una bronquiolitis, infecciones respiratorias o de garganta, o renitis en algunos casos” detalló.
MALA ALIMENTACIÓN
Además, la profesional destacó como otro factor importante la mala alimentación, e indicó que los niños deben de tener una buena alimentación, sana y saludable, de lo contrario se sentirán las consecuencias. Una de las principales recomendaciones de la doctora es la lactancia materna en niños pequeños hasta sus 2 años de vida, ya que esta los protege de las infecciones y es el mejor alimento que puede tener el niño en esa etapa de su vida. “Recordemos que hasta los 6 meses de vida la lactancia debe ser exclusiva” apuntó.
VALORACIÓN
Y TRATAMIENTO
DEL NIÑO
La pediatra explicó que para una mejor valoración separan a los niños en dos grupos para ser atendidos y brindarles el tratamiento correspondiente.
Explicó que los niños más pequeños son más propensos a tener cuadros repiratorios de forma más frecuente debido al contagio que pueden tener, ya que están más expuestos a la vida social, van al jardín, pueden tener contacto con algún familiar o estar en algún ambiente donde haya personas con resfríos o alguna otra afección. “Estos son más propensos a repetir los cuadros respiratorios o virales, y más en estos meses del año que transitamos, sumado al cambio estacional” expresó.
SEGUNDO GRUPO
En cuanto al segundo grupo, es cuando hay un antecedente familiar de asma por parte de sus padres, hermanos o familiares directos, estos cuadros pueden persistir y su tratamiento es diferente a un cuadro viral.
Los tratamientos empleados en estos casos son antialérgicos y mediante inhaladores preventivos.
“Lo principal en estos casos es cuidar los espacios ambientales con una buena ventilación, el humo de la estufa o cigarrillo es contraproducente y los animales en espacios cerrados también” señaló.
“Lo ideal sería prevenir los cambios bruscos en los niños cuando esta frío, y tener cuidado con las salidas a la mañana temprano.
Venimos de una pandemia donde todo el mundo utilizaba barbijos, los niños no iban al jardín y no estaban tan expuestos a diferentes cuadros respiratorios y virales, estábamos más cuidados y las consultas disminuyeron debido a que no había demasiado contacto entre las personas” dijo.