miércoles 8 de febrero, 2023
  • 8 am

Los valores de la hacienda generaron cierre positivo para las carpetas del Plan Agropecuario

Un segundo semestre mejor de lo esperado e inusual para años con un evento Niña, en materia de precios de las haciendas, ha sido la principal variable que determinó el comportamiento de las carpetas ganaderas. El Ing. Agr. Carlos Molina, gerente del Instituto Plan Agropecuario y encargado del proyecto denominado Carpetas Verdes, dijo que «los números terminan de confirmar lo que ya era una percepción, una expectativa, de todos los que estamos vinculados a la ganadería, de que el ejercicio 21-22 iba a ser realmente bueno, un ejercicio anormal, un ejercicio distinto».
El ingreso promedio de capital para las 150 empresas que son monitoreadas por la institución, al 30 de junio de 2022, fue de US$ 129 por hectárea antes de pagar la renta y los intereses, lo que determina un año récord de ingresos para estas carpetas. Molina explicó que este incremento está «básicamente apalancado por el comportamiento de los precios de las haciendas vacunas, también de los lanares, pero fundamentalmente el crecimiento sostenido que tuvo el precio de la hacienda gorda y de la reposición. Esta es la determinante, la variable precios es la determinante de este resultado».
Otro de los puntos relevantes de este ejercicio fue el crecimiento de un 3% al 5% en los kilos producidos, según indicó Molina, lo cual «no es poca cosa y no hay que pasarlo a la ligera, porque los productores se las ingeniaron para igualmente crecer con un evento Niña».
En este sentido el profesional dijo que «el crecimiento de los kilos producidos» en este ciclo, está determinado por «la secuencia de decisiones de los productores, porque no es la decisión, sino que es una secuencia de decisiones que vienen haciendo estos productores en los años, porque tampoco es en el año». Según explicó esta acumulación de decisiones ha permitido «desacoplar la falta de lluvia con la falta de pasto».
Molina indicó que ese desacople se logra «trabajando con más pasto, gestionando el pasto. Así de sencillo y así de complejo. Trabajando con más pasto yo logro desacoplar y mantener o incluso crecer los niveles de producción, a pesar de que las lluvias sean por debajo de lo normal en la estación que caiga La Niña».
Sin embargo no todo fue viento a favor en el ejercicio, la caída de los valores al cierre del mismo impacto negativamente, la caída de las lanas finas tuvo consecuencias en el ingreso de las empresas donde este rubro tiene un mayor impacto. Además del aumento de los costos que se ubican en un promedio del 18% sobre el ejercicio anterior, «así como los precios de las haciendas, los costos tuvieron un comportamiento inédito» dijo Molina, que si bien reconoció que este parámetro aumenta año tras año, «en este año en particular crecieron de manera importante».
El incremento en los costos se explica «en parte por la suba de los precios de los insumos y la inestabilidad de la economía mundial. La guerra en Ucrania, los problemas de fletes, etcétera», el otro factor que incrementa los costos es el proceso de sequía, «todos sabemos que la seca hace gastar más, se desacomodan los sistemas de producción. Hacen gastar más en ración, en afrechillo, se pierden pasturas, hay que re-sembrar, refertilizar para ver si me viene el pasto, que no ha venido. Entonces se gasta más, no solo se complica el manejo, sino que si gasta más».
Molina recordó que «los precios de los insumos suben en el ascensor y bajan por la escalera, al igual que los costos de producción y cuando hay que reacomodar se complica porque uno no quiere perder el nivel de producción». El profesional dijo que el productor puede bajar los costos «cerrando la canilla», pero de hacerlo «empieza a afectar los niveles de producción, que es lo que no debe pasar».
Resultados de las carpetas del norte
Las empresas de ciclo completo del Norte y Litoral Norte, incrementan el producto bruto un 33%, los costos 21%, llegando a 115 US$/ha de costo. Ingreso de Capital aumenta un 46% llegando a 134 dólares.
Respecto a las empresas criadoras, en el Norte y Litoral Norte del país, alcanzaron los 217 US$/ha de producto bruto, 96 US$/ha de costo, 10% más que el año pasado. 121 US$/ha de Ingreso de Capital, 70% más que el año pasado.