sábado 4 de febrero, 2023
  • 8 am

Bromatología intensifica controles ante venta callejera o en la web de productos alimenticios

Se acercan las fiestas tradicionales y desde el aspecto bromatológico se hace principal hincapié en la manipulación de los productos terminados y las materias primas (panes, chorizos, hamburguesas, salchichas, fiambres, entre otros). Todo insumo que ingrese para su elaboración o venta, debe poseer al menos remito de la mercadería, para el caso de ser necesario poder identificar al proveedor y cuando se requiera solicitar especificaciones al fabricante, sobre conservación o modalidad de manipulación de los mismos. Desde Salud e Higiene se han realizado cursos de manipulación de alimentos, pero las altas temperaturas hace que el chequeo de la procedencia de los alimentos sea más rigurosa.
EVITAR CONTAMINACIÓN
Bromatología observa las condiciones de cada uno de los puestos de ventas, verifica el estado de las materias primas y de los alimentos, conservación de los mismos y fechas de vencimiento. Se controla la temperatura de las heladeras y frezzer, como así también las mercaderías que se conservan en ellos. Del mismo modo se solicita el Carnet de Manipulador a cada una de las personas que se encuentra en los puestos. Se destaca la importancia de éstas tareas de prevención y control, para prevenir la ocurrencia de enfermedades transmitidas por alimentos.
ESPECIAL CIUDADO
Se advierte por algunos productos que debido a su vulnerabilidad al calor pueden provocar cuadros digestivos. Lácteos o derivados como crema doble, manteca, mayonesa, salsas caseras, son productos a tener en cuenta. Por otro lado se exhorta a cocinar lo que se va a consumir el 25 o el 31 el mismo día, sea verdura o carnes. Salvo que sean alimentos procesados y refrigerados que deben mantener la correcta cadena de frío.
Otro de los consejos es comprar siempre que se tenga conocimiento del origen del producto y evitar hacerlo vía internet, donde se desconoce las condiciones de salubridad.
Si se trata de carne, es necesario mantenerla refrigerada hasta el momento de su cocción.