sábado 4 de febrero, 2023
  • 8 am

Valentín De Mattos fue la figura destacada en el remo en 2022 y proyecta un 2023 con varios objetivos

El salteño Valentín De Mattos fue una de las figuras más destacadas de nuestro departamento a nivel deportivo en este 2022. El salteño levantó el trofeo de “Jóvenes promesas” de la Federación Uruguaya de Remo, logró el título con el Club Remeros Salto de campeones uruguayos. Además tuvo una gran actuación en el Campeonato Sudamericano Junior y Seniors de Remo de Asunción (Paraguay) a fines de 2021, consiguiendo la medalla de bronce y no pudo participar del Sudamericano en Porto Alegre este año por una lesión. CAMBIO dialogó con Valentín De Mattos, quién repasó su carrera y su año a nivel deportivo. “Ya llevo 6 años en esto, arranqué en 2016 – 2017, la manera en que evalúo mi temporada es de una manera ascendente, a tropiezos, por un tema de que tenía pensado disputar el campeonato Sudamericano en Porto Alegre y por problemas de salud y personales no se me dio, ahí fue como un bajón que tuve. Desde ahí en adelante fue en ascenso. A mitad de año había logrado ser el puntero en la tabla del campeonato uruguayo y a fin de año pude conseguirlo”.
JÓVENES PROMESAS
De Mattos fue premiado en Mercedes, luego de haber logrado el Circuito Nacional de Remo, como la Joven Promesa de dicho deporte a nivel masculino. “Eso fue en noviembre, es un reconocimiento que se le da al deportista hombre y a la deportista mujer más destacado en sub 18. Este año me tocó a mí, el año pasado también. Es algo que te deja contento por el reconocimiento que se da”.
PERSPECTIVAS 2023
En referencia a sus objetivos en 2023, De Mattos expresó. “Este año tuve compañeros de la selección que lograron resultados muy buenos a nivel internacional y eso le permite al deporte poner las cartas sobre la mesa, nos da la oportunidad a los que somos más chicos de meternos en ese mundo. Para este año que viene mi objetivo principal es lograr el campeonato Sudamericano en Santiago de Chile que va a ser el 1º de abril. De ahí si es que consigo ese campeonato es tratar de conseguir un pase al mundial juvenil que se va a disputar en París en agosto. Esos serían mis objetivos principales y poder lograr una temporada de entrenamientos en Europa, sería lo ideal, como el sueño máximo que tengo a corto plazo y a largo plazo como cualquier deportista llegar a un Juego Olímpico”.
EXPERIENCIA EUROPEA
Además se refirió a la posibilidad de entrenar en Europa y lograr mayor competitividad a nivel internacional. “En Europa están todas las potencias en lo que se refiere al remo, está Alemania, España también tiene un muy buen equipo, Italia, país que uno nombre son países que tienen muy buen desempeño. Entonces el ir a entrenar con ellos y lograr foguearse o competir es lo ideal porque te permite dar un salto de calidad tremendo, no solo en cuanto a lo físico, también a lo emocional. Cuando vos llegas a una competencia y ya corriste contra personas que están a un nivel altísimo y competiste mano a mano contra ellos la cabeza es muy diferente a llegar siendo nuevo. En Sudamérica los campeonatos Sudamericanos son una vez al año y uno llega con la cabeza distinta, asustado muchas veces porque no conoces a la gente, son los mejores del continente, pero en Europa es tomarse un ómnibus y competir contra gente que está a un nivel mucho más alto que el promedio”.
SELECCIÓN
Finalmente contó su experiencia de formar parte de distintas selecciones uruguayas, además de haber logrado destacadas actuaciones con el representativo nacional. “Desde que entré al remo me tocó ir a una concentración de muy chico, sin saber para nada lo que era la selección ni nada. A mí nunca me interesó de chico el tema de viajar, más que nada cuando me acerqué al ambiente del remo y me di cuenta que había una manera viable de representar al país, que esto era lo mío y de a poco los resultados se me fueron dando. Lo veía como algo muy lejano cuando era chico, la concentración que fui fue como un vistazo general pero no formando parte de un equipo, eso fue en 2018. A partir de ahí cada año tratando de entrenar, de formarme un poco más en el deporte, para 2020 pude palpar que tenía posibilidades de integrarme al equipo. En 2021 que fue cuando lo conseguí con 15 años fue una felicidad tremenda, es un orgullo impresionante tener la bandera de tu país en la espalda, es una felicidad que no puedo explicar, cuando me la dieron se me cayeron las lágrimas porque se representa todo el esfuerzo que realizas diariamente para el país, porque uno no compite individualmente, lo hace para dejar el país lo más arriba que se pueda en lo que hace”.