jueves 2 de febrero, 2023
  • 8 am

Sombra, agua, manejo y alimentación, las claves para disminuir el estrés calórico

Si bien estamos en verano y es normal que los termómetros registren altas temperaturas, durante la semana que comienza se registrará una nueva ola de calor, que además de los picos en las temperaturas extremas, también traerá noches cálidas o «tropical nihgt» como son conocidas. Es decir que son noches donde las temperaturas mínimas son altas y el organismo de los animales no logra recuperarse del estrés del día, al igual que ocurre con los humanos.
La Dra. Valentina Herrera del Instituto Plan Agropecuario recordó las cuatro claves más importantes para mitigar los efectos del estrés calórico en la producción animal, que determina una disminución de la productividad en los vacunos, así como también la muerte de los mismos.
De acuerdo a la profesional, las principales claves son el acceso de los animales a la sombra, que puede ser tanto natural como artificiales. El acceso a agua fresca de forma constante y sin limitaciones, un manejo diferencial durante este período y de acuerdo a cada categoría, principalmente a primeras horas de la mañana para evitar los picos de temperaturas y por último una alimentación con alto contenido energético.
A continuación los conceptos de la profesional para cada uno de esos puntos.
Sombra
En caso de no contar con sombra natural, se sugiere las artificiales (techos, cobertizos, media sombra). Su dimensión debe ser de 4 m de altura, 3- 4 m²/animal y una inclinación de 15º para que no se acumule agua, preferentemente con dirección norte-sur. Estas dimensiones evitan que los animales se estresen y desarrollen enfermedades.
Agua
Los animales deben tener acceso ad libitum a agua de bebida, la cual debe ser fresca y de buena calidad. El consumo de agua puede llegar a duplicarse (vacas en lactancia y novillos en terminación consumen 80 litros por día). El frente de bebedero debería ser de 6 cm aproximadamente por animal.
Manejo animal
Evitar arreos, castraciones, vacunaciones y transportes durante las horas de mayor calor. Organizar los trabajos para terminar antes de que comience el calor, no esperar al pico de temperatura para finalizar. Los animales deben tener buen estado sanitario ya que un episodio de estrés por calor podría agudizar cualquier enfermedad.
Alimentación
Se recomienda suministrar al ganado dietas con alto contenido energético (dietas frías). Recuerde que el animal frente al aumento de temperatura disminuye el consumo y aumenta requerimiento de energía, por lo cual hay que darle mucha calidad nutricional en poca cantidad.
Es importante para el productor conocer los síntomas de un cuadro de estrés calórico: aumenta frecuencia respiratoria, jadeo, disminución del consumo de alimentos y aumento del consumo de agua. En caso de ver un animal con aspecto muy grave se siguiere bajarle la temperatura de inmediato con baño de aspersión (manguera).