miércoles 8 de febrero, 2023
  • 8 am

Seguridad: Fracaso del gobierno: Heber, “el peor de la clase” y sus novelerías-distractoras

Daniel Dalmao
Por

Daniel Dalmao

10 opiniones

Por Daniel Dalmao
Ya hemos escrito, en otras oportunidades, respecto al hecho que los partidos de derecha, hoy en el gobierno, han utilizado como un arma muy potente-cuando eran oposición- el tema “seguridad pública”. En ese sentido se puede decir que les fue muy bien para sus intereses políticos y en el marco de su objetivo de volver al gobierno. Fueron 15 años muy intensos en cuanto a marcar y resaltar cada hecho delictivo que ocurría, contaron para eso con la generosa colaboración de los grandes medios de comunicación, dispuestos siempre a difundir, amplificar y exigir a las autoridades frenteamplistas explicaciones y soluciones inmediatas. Toda la culpa era, según ellos, del Frente Amplio (FA) en el gobierno, “no se ejercía la autoridad”, “se alentaba a la delincuencia”, “no se apoyaba a la policía” y un largo etcétera. Todo se resumía en un muy efectista: “Renunciá Bonomi”.
Ya estamos a casi tres años del ejercicio de este gobierno (60 %). Lo que parecía tan fácil de resolver desde la propaganda política, no resultó así. Los problemas de seguridad, lamentablemente para los uruguayos y uruguayas, continúan. Los homicidios, los robos y la violencia doméstica aumentaron en el 22 respecto al año anterior según cifras oficiales, las mismas que muestran una disminución de las rapiñas y el abigeato.
Estos datos son de por sí, muy preocupantes. Pero más allá de las estadísticas, la gente sabe que es así, lo percibe. Los habitantes de este país entienden también, cada vez más, que estos problemas no se resuelven de un día para otro, como lo prometieron insistentemente durante 15 años de continua y agresiva campaña electoral. Lo vergonzoso e inaceptable es como responde el gobierno. El abanderado en esta, por lo menos, actitud irresponsable es el ministro del interior, el señor Heber.
El “estilo Heber” se caracteriza por su talante agresivo, su forma despectiva de referirse al que opina distinto, su “no hacerse cargo” como prometieron, todo sigue siendo “culpa del FA”. ¿Van a terminar su gobierno diciendo que la responsabilidad de lo que ocurre es del gobierno anterior? Este ministro es el mismo que presionó a la Justicia cuando se juzgaba a unos policías en Durazno, el mismo que dijo en el parlamento que tenía un plan para combatir el delito pero no lo mostró nunca. Lo que sí sabemos es que este plan, si existió, fracasó. Es el ministro al que se le pasó, nada menos, que los casos del pasaporte al narco Marset y el del jefe de seguridad presidencial Astesiano. Este ministro es el peor calificado por la opinión pública según lo confirman las encuestas.
La estrategia del Ministerio del Interior y del gobierno parece ser “tirar la pelota para adelante” en materia de seguridad y confiar en que la “agencia de publicidad” logre generar un escenario favorable a su imagen al final del período, de manera que esto le permita retener el gobierno.
Aquí es donde se presenta lo que parece ser otra maniobra distractora: “El gobierno contratará a ex presos para combatir los delitos “. Los contratados serían personas que se habrían re-educado durante su estadía en prisión. ¿Pero, cómo? A quien esto escribe le tocó escuchar varias veces a un diputado del gobierno afirmar muy enfáticamente que, no creía en la re-habilitación. “Las cárceles son para castigar el delito, no para re-educar” dice este diputado y pone como prueba su larga experiencia como fiscal.
Lo que parece de película (¿Comedia?) es la fundamentación del ministro: “entienden su lenguaje” dice. Sin duda que esta apuesta no resiste el menor análisis. Pero, correrán “ríos de tinta” y fundamentalmente “minutos de tv” abriéndole espacios, muy generosamente, para que el “novelero-distractor” haga su show.
Mientras tanto, la inseguridad continuará.