lunes 20 de marzo, 2023
  • 8 am

A 65 días de desaparecido nada se sabe del joven salteño Gonzalo Barboza Sisnández

Por Carlos Arredondo.
A 65 días de la desaparición de Gonzalo Barboza Sisnández, llamativamente no ha habido absolutamente ninguna novedad o pista, sobre su paradero. Barboza es un joven de 23 años, que se encontraba internado en el hogar Alas Multicolores, de la ciudad de Paysandú y el pasado 29 de noviembre salió del hogar rumbo a la casa de su madre en la localidad de Palomas. La última vez que se lo vio (a través de cámaras de seguridad) fue ese mismo 29 de noviembre cuando salía de una estación de servicio de la zona de Reyles y ruta 3 donde había estado durante un rato.
SIGUE LA BÚSQUEDA
Desde que Gonzalo desapareció “hemos ido a Salto muchas veces, hemos repartido folletos e incluso hemos publicado que ofrecemos una recompensa y tampoco tuvimos respuesta, nadie nos dio ninguna pista”, dijo la mamá del joven, Andrea Sisnández. “Como familia seguimos buscando en Salto, porque fue donde se lo vio por última vez, seguimos recorriendo en círculo porque recorremos desde que salió de la estación de servicio de Reyles y ruta 3 y estamos en la expectativa de recibir algún llamado, de alguna persona”, contó Sisnández.
ERA DEPRESIVO
La mamá de Gonzalo explicó a CAMBIO cual es el problema de salud que padece su hijo: “Hace 7 años atrás él consumió drogas, pero después de 6 años de rehabilitación fue dado de alta y no consumió nunca más. Hacía una vida normal, porque iba a computación, al gimnasio, tocaba el órgano. Lo único es que tomaba pastillas para la depresión. Como que necesitaba esa medicación para controlarse la ansiedad, los enojos que tenía (recordó que salió se fue del hogar porque no le encendieron un cigarrillo). Eran enojos momentáneos, porque no es agresivo, no es malo, ni atrevido, no es abusivo”, dijo. Explicó además que “tampoco es una medicación que lo mantenía dopado o que estuviera internado en un psiquiátrico. Últimamente tenía una vida normal. Consultada sobre cuál puede ser la situación frente a la falta de medicamento, la madre de Gonzalo nos explicó que en ese caso “puede que le dé una convulsión.