domingo 2 de abril, 2023
  • 8 am

Técnica de CARU sostiene que ataque de pirañas se debe a la temperatura del agua

Por Carlos Arredondo
Las lesiones provocadas por mordeduras de pirañas, el pasado domingo, por parte de un hombre y una mujer que disfrutaban de baños recreativos en el Parque del Lago en aguas del Lago Salto Grande, si bien no deja de ser preocupante, es una situación aislada. Ocurre debido a las altas temperaturas reinantes, ya que estos peces no regulan su temperatura corporal y cuanto más cálida es el agua en la que habitan mayor es su actividad. Así lo confirmó a CAMBIO la técnico del Departamento de Acuicultura y Aguas Continentales de la DINARA (Dirección Nacional de Recursos Acuáticos), y asesor de la subcomisión de pesca de CARU, Rosanna Foti.
DOS ESPECIES
La especialista explicó que en esta zona del río Uruguay son dos las especies de pirañas que se encuentran: “A través de la CARU, en los diferentes estudios que se hacen desde hace muchos años monitoreamos todo lo que es la diversidad de especies del río Uruguay y están identificadas, para esta región del río: lo que se llama la piraña mora, o palometa Mora (Pygocentrus nattereri), que es más de un tinte grisáceo, plateado oscuro, en el lomo, y otra que es la palometa común la (Serrasalmus maculatus), que es de color más amarillento. Estas son las dos especies que están identificadas para el tramo del río en el ámbito de la CARU”.
NO HAY QUE PREOCUPARSE
Consultada sobre la peligrosidad para el ser humano que estos animales tienen, la asesora de las sub comisión de pesca de CARU, desestimó que exista algún tipo de peligro. “Son especies comunes en la cuenca, que están presentes durante todo el año. Lo que pasa es que eventualmente en las épocas de verano, donde hay aumento de la temperatura del agua y probablemente el embalse presente una situación de estabilidad o bajante estas especies tienen una mayor actividad”, dijo. “No olvidemos que los peces son animales que no regulan la temperatura por sí solos y dependen de la temperatura del medio ambiente. Entonces cuanto mayor es la temperatura, más activos están”. Agregó que “si a eso le sumamos que de repente estamos en un periodo de bajante, y donde la presencia del humano se da más en los cuerpos de agua, la probabilidad de un encuentro entre la piraña y los humanos es mayor”.