martes 16 de julio, 2024
  • 8 am

El área del cultivo de Colza dependerá del estado de ánimo del productor

El ingeniero agrónomo Álvaro Mazzilli, representante de Agrocentro en Salto, dijo que el panorama que se presenta es poco alentador, teniendo en cuenta el desarrollo de los cultivos de verano y destacó que el estado de ánimo del productor será clave a la hora de planificar el área de siembra de Colza en el invierno.
En 2022 se cerró con buenas cosechas de invierno, pero la primavera resultó ser bastante complicada, y esto se ha visto reflejado en la siembra de segunda y en las siembras de primera.
Las chacras sembradas con poca humedad de suelo han sido las más afectadas, como es el caso de la soja y el sorgo. Los que se sembraron enseguida, de la cosecha se ven bien, pero los ciclos largos, dependiendo de la zona, no presentan un buen panorama.
En el sur del país, como algunas zonas de Paysandú, donde el técnico recorríó en los últimos días, el escenario es complicado. Los sorgos se están trillando, pero algunas partes están brotando, y las lluvias recientes han hecho que la cosecha sea más difícil, ya que se deben usar productos químicos para emparejar las partes nuevas.
Además, la calidad de la cosecha no es buena, y los kilos obtenidos no son los esperados, principalmente en soja. En el caso de la soja y el maíz, se ha permitido el pastoreo, lo que ha reducido la cantidad de granos cosechados.
Con respecto a la colza, que tuvo un crecimiento importante en el invierno pasado, el panorama no es alentador, ya que el precio ha bajado con respecto al año anterior.
El área va a depender también del estado de ánimo de los productores, que están bajoneados por el resultado de los cultivos de verano.
Sin embargo, recordó que tanto los insumos, como los fertilizantes y herbicidas, han bajado, lo que ha permitido que se pueda seguir cultivando.
En cuanto a la avena, la lluvia ha sido abundante en algunos lugares, pero escasa en otros, y esto ha hecho que el área de siembra sea irregular.
A pesar de este complicado panorama, los productores están esperando un invierno que teóricamente viene con perspectivas de mejora en las precipitaciones, lo que podría ser un factor decisivo en la siembra y el cultivo en la próxima temporada, según explicó el Ing. Agr. Álvaro Mazzilli.