jueves 13 de junio, 2024
  • 8 am

Día del Patrimonio tributará homenaje al Arq. José Scheps quién diseñó la construcción del Liceo IPOLL

El Día del Patrimonio 2023 llevará el nombre de tres arquitectos, reconocidos por su enorme aporte a la arquitectura de la enseñanza; fueron, asimismo, representantes de tres períodos fundamentales de esa producción. Esta edición contará también con una especial consigna: Constructores de escuelas y liceos.
JONES BROWN
El primero de los profesionales homenajeados es Alfredo Jones Brown (1876 – 1950) , formado en la Facultad de Matemáticas y Ramas Anexas de la Universidad de la República, quien tuvo a su cargo la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas y por esto mismo en una relación muy directa con la arquitectura escolar. Jones Brown fue autor del Reglamento de Construcción de Edificios Escolares del MOP y proyectista de muy importantes sedes de enseñanza como la Escuela Alemania, el Jardín de Infantes Enriqueta Compte y Riqué y el Instituto Alfredo Vázquez Acevedo.
JUAN SCASSO
El segundo de los arquitectos es Juan Scasso, (1892 – 1973) formado en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de la República y autor de importantísimas obras de referencia como el Estadio Centenario. También desarrolló una muy destacada labor en el área de espacios públicos, pero es por la autoría de proyectos de enseñanza de enorme significación, como son las llamadas Escuelas Experimentales -realizadas en la ciudad de Las Piedras, Canelones, y en el Barrio Malvín de Montevideo- que forma parte de esta tríada homenajeada.
JOSÉ SCHEPS
El tercero, es el arquitecto José Scheps (1920- 2020) el que forma parte de otro período valioso de la producción de arquitectura para la enseñanza, quien desde su cargo en el MTOP proyectó obras de enorme importancia para el patrimonio cultural del país: Liceo Dámaso Antonio Larrañaga, la UTU de Arroyo Seco, el Liceo Departamental de Salto, Osimani y Llerena, entre otros. El Día del Patrimonio 2023 debe constituirse en una oportunidad para el reconocimiento de un patrimonio cultural amplio, que alcanza diferentes lugares de nuestro territorio, al tiempo que permite una potente relación entre alumnos, maestros y profesores, en bien de su mejor puesta en valor.
IPOLL
El edificio se resuelve con un volumen lineal de 3 niveles y simple crujía que se articula con otro, el volumen de acceso, perpendicular a él. Se ubica colocando las aulas hacia el norte con una actitud moderna que prescinde de la geometría predominante que aporta la cuadrícula urbana. De esta manera el liceo hace acto de presencia en la ciudad, se manifiesta en su lógica moderna, señalando en el vacío urbano “el futuro” de la ciudad. Si bien el eje heliotérmico vinculado al programa a resolver comanda la posición del edificio, las particularidades del sitio son tenidas en cuenta y se utilizan con gran habilidad para resolver otros aspectos. El hall de entrada y el salón de actos en el nivel intermedio y la cantina en la planta baja -los espacios más públicos del liceo- se ubican en el volumen de acceso generando de esta manera el vínculo con la ciudad existente.