martes 16 de julio, 2024
  • 8 am

Joven salteña relata su experiencia, derribando mitos y desafiando la velocidad en motociclismo

Por Melisa Ferradini
Para las mujeres, iniciar una carrera en el mundo del motociclismo no es fácil por su calificación de “deporte para hombres”. No es un deporte más, y no es una historia más la de Belén Duré quien compite en un deporte donde los hombres lo dominan. Hasta contra hombres corre. Pero gracias a su dedicación la presencia femenina en el Motocross tiene cada día más adeptas. Proviene de una familia en la que todos los hombres son fanáticos de las motos. Creció viendo a su padre realizar su tarea en su taller de mecánica de motos. Podía ser una descendencia catalogada como “normal” en la que el padre, transmite la pasión sobre ruedas al resto de la familia. La familia apoya y acompaña la pasión de Belén, en esta entrevista con CAMBIO nos cuenta como es la vida de una corredora de motos en nuestro departamento.
-¿Cómo fueron sus inicios como corredora de motos?
-Cuando tenía 9 años fue mi primera carrera en Salto en categoría escuelita. Pero por motivos de vergüenza (la edad) deje de hacerlo. En 2004 se realizaban picadas en el autódromo, y pude consagrarme Campeona Regional en Ciclomotores std. Con el paso del tiempo, cuando tenía 17 años comencé nuevamente con este deporte en categoría 150cc en la cual corría solo contra hombres, ya que no había otras damas corriendo en ese momento en nuestro regional. En el 2016 comencé a correr en categoría Femenina que es en la que me encuentro en el momento.
-¿Qué es lo mejor que le ha pasado deportivamente en este tiempo?
-Luego de haber retomado las carreras ya que en 2019 abandoné cuando quedé embarazada. Este año pude consagrarme Campeona Categoría 125 std y Femenina del nocturno, el cual contó de 4 fechas que fueron tres en Salto y la final en Bella Unión.
-¿Qué otros logros ha conseguido a lo largo de estos años?
-En categoría 150 los 5 años que corrí siempre tuve la suerte de poder llegar a clasificar a las finales, que solo entran los primeros cincos competidores de cada regional. En el año 2016 y 2017 me consagré Campeona Regional en categoría femenina. En el año 2018 logré un tercer puesto en el campeonato en categoría femenina. En 2019 viniendo primera en el campeonato tuvimos que abandonar ya que quede embarazada.
-¿Cuándo se sube a la moto piensa en los riesgos a los que se enfrenta?
-Si claro, y más ahora luego que fui mamá. Sabes que como todo deporte tiene sus riesgos y sus consecuencias, pero siempre uno piensa positivamente en que todo saldrá bien.

“Siempre conté con el apoyo de mi familia en lo económico, pero por sobre todo en lo moral”

-¿Qué papel juega el apoyo del equipo y de la familia?
-Siempre tuve la suerte de contar con el apoyo de mi familia. Desde el primer momento en que les dije que quería comenzar a correr ellos estuvieron apoyándome tanto en lo económico como en lo moral. Este año que retomo el tema del campeonato luego de 4 años ahí estaban mis padres apoyándome como el día uno. Ahora también estoy acompañada por mi hija Pía, que ama las motos y ya vemos que próximamente tendremos otra pilota en la familia.
-¿Cómo es el día D de la carrera?
-Es un día normal hasta que llegan esos minutos previos a la largada, en los cuales comienzan los nervios que se terminan cuando cruzás la bandera a cuadro.
-¿Qué le diría a otras mujeres que les gustaría practicar este deporte pero no saben cómo o simplemente no se animan?
-Principalmente que siempre que quieran practicar este deporte sea dentro de una pista con todos los parámetros de seguridad que se exigen para así no correr riesgos. Hoy en día que una mujer corra en moto no se ve como algo fuera de lo normal, es más, es lindo ver como en un deporte que en sus inicios siempre fue de varones las mujeres hemos logrado hasta tener nuestra propia categoría.