martes 18 de junio, 2024
  • 8 am

Actuación heroica del vapor “Villa del Salto”, en la toma de Paysandú de 1864

Por Cary de los Santos.
El día 5 de setiembre de 1864, el Jefe de la tercera división «Francisco Pereyra Pintos», tripulando la “Bell Monte” y seguido por la “Araguaya”, subió hasta el Salto Oriental, con el fin de intimar al jefe militar de esa plaza, coronel Palomeque, que desarmara el vapor oriental “Villa del Salto”, que después de su arribo allí, se encontraba fondeado en el puerto entrerriano de Concordia. Aunque no existía guerra con el Imperio del Brasil, se tenía conocimiento: de una orden dada por S.M.I.1 de apoderarse del “Villa del Salto”, y conservarlo en represalia, razón por la cual dicho buque no podía navegar por el río Uruguay, sin exponerse a ser tomado prisionero o ser echado a pique.
LA MALA SUERTE DEL VAPOR «VILLA DEL SALTO»
Meses antes, el 28 de enero de 1863, el general Caraballo sitia a Paysandú, con la ayuda del ejército florista; el 3 de enero de 1864 el coronel «Juan Pedro Lenguas», habiendo hecho reparar y artillar el «Villa del Salto», partió con él llevando 400 hombres en defensa de la ciudad sitiada. A poco de haber iniciado su marcha, el vapor choca con una piedra frente al saladero de los vascos – franceses: «Pascual Harriague» y «Saturnino Ribes». Luego de reparado el rumbo, el coronel Lenguas aprovechando la creciente del río Uruguay, reembarca con su fuerza con destino a Paysandú. Al día siguiente, enfrenta a la ciudad sitiada y se le arrima el vapor de guerra argentino “25 de Mayo”, y desde tierra, la artillería revolucionaria hace dos disparos, acertando en el mástil del «Villa del Salto».
ORDEN DEL CORONEL LEANDRO GÓMEZ
El coronel “Leandro Gómez”, había recibido la noticia: que el vapor de guerra “Villa del Salto” se encontraba en Concepción del Uruguay, ordenando al teniente de marina «Lisandro Sierra», la misión de comunicarle al mayor de marina “Juan J. Erausquín”, que debía bajar el río Uruguay, para conducir el vapor hasta Paysandú. Luego de recibida la terminante órden: “…el teniente Sierra, con dos hombres de entera confianza, toma una lancha, cruza en la noche el río Uruguay, desempeña su cometido y regresa al punto de partida…”. 2
SE EQUIVOCARON DE BUQUE
El domingo 4 de setiembre de 1864, en horas de la noche tres buques brasileros que estaban en Fray Bentos, esperando para apresar al vapor “Villa del Salto”, confundiéndose e inmediatamente dieron la orden de fondeo a un vapor que pasaba aguas abajo, pero este haciendo caso omiso por no oír o no querer detenerse siguió su marcha y desde los buques de guerra, se dispararon dos cañonazos para detenerlo, pero erraron al blanco e impactaron en un buque del cabotaje, provocando su rápido hundimiento.
Pero los buques brasileros desconocían que el vapor “Villa del Salto”, días antes había subido el Río Uruguay, llegando al Salto Oriental. Allí tomó carbón y municiones y se dirigió con toda su tripulación al “Saladero de Benítez” en Concordia, el comandante Erausquín, cuando más se lo precisa, se refugia en ese paraje, desobedeciendo la orden del general Leandro Gómez, de conducir al “Villa del Salto” a Paysandú. Sin embargo, Orlando Rivero sobre la actitud de Erausquín, años después del hecho, escribiría: “…El referido comandante era un hombre anciano y timorato; la guarnición del buque, que se componía de elementos heterogéneos, estaba desmoralizada y no acató la orden que había recibido. Salió del puerto del Salto y se guareció en el de Concordia, temeroso de que los buques brasileños fueran atacarlo en su apostadero…” 3
Continuará en la próxima edición.

REFERENCIAS:
1- Su majestad imperial.
2 – Episodio de la Homérica Defensa de Paysandú – “El Villa del Salto” – La Revista Uruguaya – Leonardo S. Castro – Concordia, agosto 25 de 1905.
3 – Recuerdos de Paysandú – Apuntes históricos de la Defensa de Paysandú en 1865 – Orlando Rivero – Montevideo 1901.