miércoles 19 de junio, 2024
  • 8 am

Los malos ciudadanos

Gustavo Varela
Por

Gustavo Varela

168 opiniones

Por Gustavo Varela
Desde hace mucho tiempo, la izquierda ha dejado de perseguir el sueño del cambio revolucionario que proyectaría al hombre nuevo, hacia una sociedad más justa y solidaria tal cual repetían hasta el hartazgo en tiempos pasados.
Hoy, quedan pocos, muy pocos, de aquellos que uno puede conversar “racionalmente”, que reconocen, en privado obviamente, que aquellos sueños utópicos, se han transformado en meras luchas por alcanzar el poder, por el poder mismo.
Basta con repasar muchos ejemplos, donde la izquierda, debe de travestirse de moderados, a los solos efectos de ganar elecciones, como ocurrió aquí en Uruguay, donde tuvieron que promover a personajes como el Cr. Astori en la memorable foto junto a Vázquez en el frente de la Casa Blanca, para separarse de la izquierda radical.
Y el último ejemplo, viene de uno de los últimos líderes que la izquierda exhibe, como lo es Lula, que invita a los Presidentes sudamericanos a realizar un “retiro” estratégico para discutir los problemas del barrio, y lo termina transformando en alabanzas al régimen del dictador venezolano Nicolás Maduro.
“Nicolás Maduro sabe muy bien la narrativa que han construido contra Venezuela. Ustedes saben la narrativa que han construido sobre el autoritarismo y la antidemocracia. Ustedes tienen como medio que de construir esa narrativa” le expresó Lula Da Silva al tirano venezolano.
Y para colmo, para intentar que no se supiera lo que expresaban los otros presidentes, los censuró al mejor estilo Stalinista.
Hasta el presidente de Chile, que es de la barra de Lula, expresó la disconformidad con lo expresado por Lula.
Quien expresó su conformidad con el brasilero, fue el presidente argentino.
Toda una definición.
Suben con las herramientas democráticas, pero no tienen el más mínimo prurito de aplicar los peores métodos de los tiranos, basta recordar aquella tanqueta que en Caracas atropellaba a cuantos manifestantes encontraba en su camino, mientras que Mujica expresaba que la culpa era de los que se ponían delante de su camino.
Allí los Derechos Humanos, parecían ni ser derechos, ni ser humanos.
Los próximos tiempos, serán de contienda entre el socialismo y la libertad.
No hay lugar en el mundo donde no haya fracasado el socialismo.
Y han fracasado porque persiguen el poder por el poder mismo, y una vez que lo alcanzan, no se cansan de prohibir, de censurar, de complicar lo que es sencillo, y de hostigar a quienes no cabrestean al trote que quieren imprimir.
Aquí en el Uruguay, no han dejado de poner palos en la rueda del país, se han olvidado, o se hacen los desmemoriados, que hubo en pandemia mundial, que asoló muchos países, y que nosotros los uruguayos, apelando a la libertad responsable, la transitamos bajo la envidia de muchos, y para colmo, se regordean de la existencia de la peor sequía que tuvo el país en años.-
Tom Hanks, acaba de estar en una graduación de la última generación de estudiantes de la Universidad de Harvard y allí expresó, que los alumnos que se graduaban debían elegir: “decidir ser uno de los tres tipos de ciudadanos: los que abrazan la libertad, la libertad para todos; los que no; o los que son indiferentes”, a lo que luego agregó “Sólo los primeros hacen el trabajo de crear un país más perfecto, una nación indivisible. Los otros estorban”.