lunes 20 de mayo, 2024
  • 8 am

Perspectivas de la oferta frutihortícola en Salto para la temporada invernal

Las autoridades y técnicos de la UAM realizaron una visita a la zona de producción hortifrutícola en los alrededores de la ciudad de Salto durante los primeros días de junio. El propósito fue obtener una visión general y establecer perspectivas sobre la oferta mayorista de frutas y hortalizas para la próxima temporada invernal.
Según los datos de ingreso de mercaderías a la UAM en 2022, el departamento de Salto contribuyó con el 26% del total de ingresos verificados. Entre los rubros más destacados de esta zona se encuentran las hortalizas de fruto, como el tomate, morrón, berenjena, zapallito, zucchini y chaucha; las frutillas dentro de los frutos de huerta; y los cítricos como naranjas, pomelos y mandarinas, así como también hortalizas secas como zanahorias, cebollas, boniatos, calabacines y zapallos Kabutiá.
En la recorrida se constató que la sequía ha causado perjuicios significativos en la producción, aunque en menor medida que en el sur del país. La zona de Salto cuenta con un déficit de lluvias menos pronunciado, y el acceso a aguas profundas a través de perforaciones de escasa profundidad ha mitigado el impacto del estrés hídrico.
Durante la visita, se observaron construcciones de perforaciones en proceso, con el objetivo de prepararse para el próximo verano. Los pozos existentes en varias zonas productivas hortícolas del litoral norte se caracterizan por ser poco profundos pero tener un caudal de agua considerable. Se mencionaron varios casos en los que pozos de entre 40 y 50 metros de profundidad proporcionaban caudales de 12.000 a 50.000 litros por hora.
En cuanto a las hortalizas de fruto, se ha notado un cambio significativo hacia el cultivo de tomate en invernaderos, en detrimento de otras hortalizas como el morrón, la berenjena y el pepino. Durante la visita, se observaron cultivos de tomate en diferentes etapas de desarrollo, algunos ya habiendo atravesado el verano con más de 12 racimos cosechados y otros recién trasplantados sin haber comenzado su producción. Las condiciones meteorológicas favorables hasta el momento, en términos de temperatura y humedad relativa, han propiciado un desarrollo vegetativo óptimo, la formación de nuevas flores y el crecimiento de los frutos.
Estos factores influirán en la oferta de tomate durante el invierno y explican la reciente disminución en los precios. Es probable que los valores se mantengan relativamente bajos en lo que resta de junio y julio.
En cuanto a las variedades, se destaca la Elpida como la más cultivada desde hace unos años, debido a su buen rendimiento, calidad de fruta y comportamiento poscosecha durante el otoño-invierno. Se ha observado un aumento en el área plantada de la variedad Nison, una prometedora incorporación utilizada principalmente en los ciclos de verano. Esta variedad se caracteriza por su excelente calidad de fruta y su buen comportamiento poscosecha una vez que adquiere un color homogéneo e intenso.
Por otro lado, se mencionó una variedad conocida como «2900», ampliamente utilizada pero que ha generado cierta insatisfacción entre los compradores. Se han reportado problemas como frutos mal cerrados en la zona apical y desarrollo de podredumbre en la piel, lo que afecta seriamente su vida poscosecha.
Se ha detectado una importante amenaza para el futuro: el virus rugoso del tomate (TBRFV), una enfermedad que ya está presente en Argentina aunque aún no está declarada en la zona. La gravedad de esta enfermedad radica en la falta de semillas de variedades resistentes en el mercado y en su rápida y fácil transmisión mecánica a través de las herramientas utilizadas en el manejo y cultivo de los tomates.
La situación actual en la producción frutihortícola de Salto refleja la combinación de factores climáticos, variedades cultivadas y desafíos sanitarios. Estos aspectos son clave para comprender las perspectivas de oferta durante la temporada invernal y brindan información relevante para los productores y consumidores.