lunes 20 de mayo, 2024
  • 8 am

“Estar ligada al ciclismo a través de mi padre influyó para ser Comisaria, un rol que lo realizo con pasión”

Por Melisa Ferradini.
Eliana Moreira tiene 35 años. Docente de Química y Comisaria Nacional de Elite-UCI (Unión Ciclista Internacional), organismo oficial encargado de la organización, regulación y control del deporte ciclista a nivel competitivo. En el año 2007 realizó el 1er curso en el departamento de Paysandú. Ese mismo año se recibió de Comisario Nacional. En el año 2012 se recibió de Comisario Nacional de Elite, fue el año cuando la UCI creó ese título. Fue el 1er curso que se realizó en Sudamérica, en Mar del Plata, República Argentina. Fue la 1era generación de Comisarios Elite de Sudamérica. De nuestro país ha sido la 1er mujer en recibir el título de la UCI. En el año2018 la UCI la invitó a realizar una capacitación en Francia. Eliana dialogó con CAMBIO, donde nos transmitió su pasión por el ciclismo vivida a través de su padre Federico que la transformó en ser Comisario Nacional Elite una labor que lleva a cabo con pasión, dedicación y responsabilidad.
-¿Cómo decidiste ser comisaria deportiva de las carreras de ciclismo?
-El 1er curso que hice fue en el año 2007 que fue el año que cumplí mis 18 años. A los 16 años se me había ocurrido que quería ser ciclista y me dijeron que no. Es un deporte riesgoso y todo lo que implicaba entonces empecé a interesarme en la función del comisario. Siempre viví y estaba en las carreras de ciclismo y me interesó mucho y comencé a prepararme para ello.
-¿Ha influido elegir este trabajo por la vinculación a través de su padre en el ciclismo?
-Papá influyó en mi decisión. No en que me haya dicho que lo hiciera y nada por el estilo sino por haber estado siempre vinculada al ciclismo desde que nací. Desde muy chica, tenía 2 años y me iba a las carreras con Papá siempre y el ciclismo para mi es una pasión. Siempre estuve en el ciclismo desde que tengo uso de razón. Entonces como me gustaba y no lo podía hacer siendo deportista empecé a verlo desde ser Comisario. Cuando me recibí había en esa época categorías; A, B y C. Quedé como Comisario categoría A, de ahí comencé a trabajar de a poco. En realidad en ese curso aprendí lo básico y lo indispensable después de a poco empecé a formarme. Empecé a ir siendo comisario mirándolo desde otro lado. Cumplía otro rol ya no lo acompañaba a papa ni iba a pasear.
-¿Qué hacen y cómo se trabaja?
-Dentro del ciclismo depende mucho de la categoría de la carrera. Hay diferentes categorías. Habitualmente existe Comisario General que es el que va atrás de los ciclistas, atrás del pelotón principal de los ciclistas en auto. Es el que ordena toda la carrera. Ordena los compañeros, el abastecimiento de los ciclistas, toda la caravana, todo. En realidad es el que organiza todo el trabajo.
-Si tuviera que aconsejar a alguien que quiera seguir sus pasos. ¿Qué le aconsejaría?
-Es un trabajo remunerado pero se perciben pocos ingresos. El tiempo que se invierte y todo lo que lleva estudiar, estar actualizado y capacitarse en realidad económicamente no es redituable. En ninguna categoría ya sea nacional, o la de elite que tengo yo ni tampoco la internacional. No se puede vivir de eso. Uno lo realiza por que le apasiona y te gusta no por lo que ganas. Lo realizo porque me apasiona. Eso le diría si alguien que lo quiera hacer, en realidad sino te apasiona sino te gusta con locura el ciclismo no hay ni que entrar. Como Comisario el que lo quiera hacer tiene que ser un apasionado. Se disfruta haciéndolo, es mucha responsabilidad. Uno dirige una carrera y van con toda la carrera encima. Es un deporte de mucho riesgo y mucha adrenalina. Todo pasa por el Comisario.