viernes 1 de marzo, 2024
  • 8 am

Ingresos de capital en su cuarto peor resultado del siglo

En una jornada marcada por la presentación de los «Resultados del Monitoreo de Empresas Ganaderas Carpetas Verdes» por parte del Instituto Plan Agropecuario (IPA), se reveló que el ingreso de capital en el sector ganadero uruguayo experimentó una caída significativa durante el ejercicio 2022/23.
Esta disminución, que alcanzó el 52% en dólares corrientes y un impactante 57% en moneda constante, representa el cuarto peor resultado del siglo.
La situación contrasta con el ejercicio anterior, 2021/22, que fue catalogado como el mejor de la serie. La brusca caída del ingreso de capital, pasando de US$/ha 129 a US$/ha 62 en dólares corrientes, aún se mantiene un 10% por encima del promedio de los últimos 22 años.
Sin embargo, al ajustar estos números a moneda constante, la realidad se torna más cruda, ubicándose como la cuarta peor cifra en lo que va del siglo.
Carlos Molina, encargado de la presentación, destacó que esta abrupta disminución se atribuye a varios factores, entre los cuales destaca la evolución del tipo de cambio, el clima, la producción y los precios. Estos elementos han afectado negativamente a las 138 empresas ganaderas seguidas en el programa Carpetas Verdes del IPA.
El análisis del IPA divide las zonas productivas en litoral norte y este del país, así como en dos sistemas de producción: ciclo completo y establecimientos criadores.
En todos estos casos, se observa un descenso del Producto Bruto, un aumento de los costos y una consiguiente caída del ingreso de capital.
En particular, los establecimientos que deben pagar arrendamiento de una porción del predio son los más afectados, con una disminución del 70% anual en el ingreso de capital.
La situación varía según el tipo de establecimiento, siendo la baja en el ingreso de capital de los predios de ciclo completo del 54-55%, alcanzando unos US$/ha 60 en la comparación de los dos últimos ejercicios.
Por otro lado, en los criadores, la disminución es algo menor, alrededor del 50%, gracias a que el precio del ternero sufrió una caída menos aguda que el del novillo gordo.
Molina advirtió que los primeros meses del ejercicio 2023/24 se presentan como «desafiantes». A pesar de que el clima ha sido favorable, se anticipa una disminución en la producción de terneros debido a la sequía durante el entore. Además, los precios evolucionan por debajo de los del ejercicio anterior, el dólar se mantiene debilitado y hay una menor capacidad financiera en el sector.
En los primeros cuatro meses del ejercicio 2023/24, el precio medio de exportación de la carne vacuna se contrajo un 20% anual, mientras que el del novillo gordo cayó un 24% y el del ternero un 14%.
Estos indicadores reflejan los desafíos persistentes que enfrenta el sector ganadero uruguayo en medio de un contexto económico y climático desafiante.