lunes 26 de febrero, 2024
  • 8 am

«En nueve años vi crecer a muchos gurises desde mini hasta primera»

Casi una década después de su llegada a renovar el básquetbol en Nacional, José Luis Testa fue cesado como el director técnico y figura principal. Más allá de la sorpresa y los motivos, ‘Jose’ ha sido emblema en la institución del Cerro, protagonista de la etapa más ganadora del club en la disciplina.
-¿Por qué se da esta salida intempestiva?
-Fue una resolución de club y no queda otra que aceptarla. Entendieron que había que cambiar, que fue un ciclo concluido. No gusta, es la verdad, porque fueron nueve años en el club, pero no es valoración mía.
-¿Ahora sin club pero con la selección juvenil?
-La verdad que queda pendiente lo de jugar con Montevideo, que iba a ser en febrero, pero no sé si se va a jugar. Sino terminaría ahí también. En la selección habría que hablar porque es un tema año a año.
-¿Qué deja tantos años en Nacional?
-Mucho, muchas cosas. Cuando llegué prácticamente no se competía, no había muchos gurises ni primera división. Fue como llegar con el eslogan «hacer club», sobre todo en las formativas. Hubo que arrimar gente, animar, motivar, que Nacional fuera la segunda casa. Y se logró. Pasamos de tener 40 gurises a más de 160.
-En primera también se lograron cosas.
-En lo deportivo en primera también, fue el último paso, ganar. Pero también sacar gurises para las selecciones, de no tener nada a aportar jugadores a las selecciones uruguayas y hoy hay chicos que están en la Liga Uruguaya, Martín Tessadri y Agustín Méndez, por ejemplo. Y pasamos de no tener nada, de estar últimos en la tabla a ser de los mejores. Jugamos siete finales seguidas, conseguimos tres campeonatos salteños. Considero que mi pasaje por Nacional fue bueno y coincidió con un periodo muy exitoso del club en básquetbol. Porque no se trata que una persona hace todo, fue mucha gente que trabajó, que se dedicó. Antes se había ganado creo que en la década del 60, después en 2010 con Jorge Castagnaro y mi hermano Juan Pablo. Pero la mejor época en cuanto a resultados fue la posterior.
-¿Qué te llevás de la parte humana?
-Esa es la más importante y la que más duele en este momento. Nueve años implican que vi crecer a muchos gurises desde mini hasta primera, que era el desafío que se propuso el club en aquel momento. Queda ese vínculo con los gurises, que muchos me han llamado o escrito ahora para saludarme, incluso ahora hay una chica golpeando la puerta para saludarme.
-¿Qué te gustaría dirigir desde ahora?
– Lo que más me gusta y me siento capacitado es lo que he hecho, tanto en Nacional como antes en Juventus, que es estar a cargo de todo el básquetbol. En Juventus, que también estaba en los últimos lugares, dirigía primera y todas las categorías formativas, con ayudantes claro, pero centralizando una idea clara. ¿Selección? En la selección presentamos esa propuesta de trabajo, pero es más complicado porque hay menos tiempo, entonces no se avanzó.
-Nacional decidió dejar libre a varios jugadores y jugó con juveniles este año. ¿Eso tiene algo que ver con tu salida del club?
-Puede ser, no sé. Habíamos acordado que este año jugábamos con juveniles, para arrancar el campeonato que viene ya con un plantel más fogueado. Pero se truncó.