miércoles 21 de febrero, 2024
  • 8 am

«Nos exigen y cumplimos pero en otras canchas no lo hacen»

Liga Agraria ganó en las dos categorías el sábado a la noche en el Euclides Silba Bittencourt de Tranqueras por la Serie A del Litoral en la Copa Nacional de Selecciones de OFI. Pero lo que tuvo que sufrir fue lamentable, con agresiones a jugadores y parciales, roturas de vehículos, insultos toda la jornada, aunque por cierto no hubo que lamentar heridos de entidad. El delegado Alexis Reyes contó lo sucedido, mostró las pruebas en videos y ya informó a OFI de los hechos, destacando las carencias del espectáculo, que no cumplía con las exigencias que se les imponen a los salteños cuando son locatarios.
«Fue vergonzoso lo que se vivió, indignante, por eso queremos marcar el antecedente porque ya habían habido problemas con Guichón en Tranqueras. No queremos caerle a la gente de Tranqueras, que sabemos el esfuerzo que hace para poder jugar y muchas veces son trabajos prácticamente en solitario, pero tiene que quedar sentado el antecedente, porque a nosotros nos exigen muchas condiciones, y está bien, pero en otros lugares parece que hay otras reglas», dijo Reyes ante la consulta de CAMBIO.
EL ORIGEN EN LA expulsión
Los incidentes comenzaron cuando el partido de juveniles estaba a poco de finalizar y Liga Agraria había marcado el 1-0. El jugador número 5 de Tranqueras cometió una fuerte infracción a Aníbal Fernández de Agraria y con el rival en el piso comenzó a patearlo. Enseguida reaccionaron los salteños y se armó una gresca, que no finalizó con la expulsión del jugador local, sino que creció. El jugador retornó al campo a insultar y agredió de un puñetazo de atrás a otro jugador salteño, por lo que algunos agrarios reaccionaron y el lío fue creciendo. Además, ingresó público local, una mujer con un zapato de fútbol en la mano para agredir. Mientras, seguía saltando gente desde fuera del escenario.
«Todo está filmado», continuó Reyes. «Además la gente de la radio local dijo cualquier cosa, que nosotros habíamos iniciado el lío, que nuestro delegado juvenil entró a agredir. No puede una radio transmitir cualquier cosa, y faltar a la verdad. Yo acepto que te disfracen un poco el partido, pero de ahí a mentir de esa forma no puede ser. Habría que ver si tienen alguna licencia de ningún tipo».
SIN POLICÍA NI SEPARACIÓN
«Otro error, es que no había Policía, cuando a nosotros sí nos piden y cumplimos. Tampoco había separación de hinchadas. Cuando el lío se trasladó para afuera de la cancha se nos vino la gente de ellos, había mujeres incentivando, provocando, sobre todo una barra que estaba tomando cerveza; que tampoco se puede vender alcohol. Fue agredido nuestro presidente, que se había puesto en el medio para separar».
«Luego apagaron las luces; dicen que se apagaron (hubo dos apagones más después), pero a nosotros nos queda la duda. Entró gente por unos techos, por los costados, y atinamos a meternos en un rinconcito y ahí defendernos, mientras apedreaban los ómnibus y vehículos particulares. Llamamos a la Policía, que vino enseguida y actuó bien, dispersó a la gente. Después hubo lío entre ellos en la puerta y se olvidaron un poco nuestro».
«El árbitro quería jugar sí o sí el partido de mayores, pero no estaban dadas las condiciones. Para nosotros lo primero era la seguridad de nuestra gente pero se iba a volver a jugar normalmente sin separación, mientras nos seguían provocando, tirando cohetes bomba que están prohibidos e insultando. Dijimos que no y la Policía armó un vallado en la tribuna.
INSTAR A LA REFLEXIÓN
Reyes finalizó diciendo que «se va a redactar la denuncia para tribunales de OFI y se mantuvo diálogo ya para ello con el vicepresidente, el salteño Walter Martínez. «Queremos llevar a la reflexión sobre lo que pasó, porque si pasaba algo más grave, quién se hacía cargo? Nos causó gran indignación, fue un bochorno, pero queremos con los compañeros dirigentes de Liga Agraria que la ley sea pareja, porque a nosotros nos exigen de todo y nos parece perfecto, lo hacemos. Pero después vas a otros lugares y parece que vale todo».