sábado 13 de abril, 2024
  • 8 am

Otra para corregir: el transporte de carga

Pablo Vela
Por

Pablo Vela

60 opiniones

Dr. Pablo D. Vela Gadea
De lo que no tenemos dudas es que el camino a seguir por el bienestar de los uruguayos es el trazado en los últimos cinco años por el gobierno que comanda Luis Lacalle Pou.
De lo que tampoco tenemos dudas que quedaron cosas por hacer, por mejorar, por corregir en determinadas circunstancias y situaciones.
Y menos aún dudamos de seguir siendo aquellos que dentro de la coalición de gobierno anunciemos los errores, avisemos de situaciones injustas y propongamos soluciones, al menos la que surjan luego de escuchar a los perjudicados.
Una de ellas, que tomamos como ejemplo pero en la cual ya estamos trabajando, es la que aqueja al pequeño y mediano transportista de carga, que está sufriendo la pérdida de competitividad sin poder reaccionar y solo le resta “quejarse”, ver cómo pasa el tiempo y las empresas van cerrando.
Según las agremiaciones del transporte en el Uruguay el 70% de las empresas son pequeñas o medianas, son empresas familiares que en consecuencia dependen de muchos factores externos a la hora de poder cotizar su trabajo.
Si a eso debemos sumarle la existencia de problemas que podríamos considerar como administrativos, la vida que ven estos uruguayos trabajadores del transporte no es ni larga ni amable con ellos.
Por ejemplo el proceso de las multas del MTOP a diferencia de otros países, ejemplo Brasil, no intima a corregir (ya que hay cuestiones de peso que no son directamente conductas dolosas o de mala fe sino simplemente de mala distribución en la carga).
En Uruguay multan sin intimar a solucionar el problema, sin solicitar que se corrija antes de continuar por ejemplo, sobre todo las multas a causa de pasarse kilos, o distribución de los kilos, que reiteramos: muchas veces no existe mala intención sino que pasa por la forma en que se carga el camión.
Además, una vez multados, la desproporción en las multas es llamativa. No tiene en cuenta ni la carga ni el valor del vehículo, hemos visto que han llegado a pagar multas por el 50% del valor del vehículo.
Respecto a las balanzas del MTOP, piezas fundamentales en todo el ciclo del transporte, no tienen personal muchas veces, no existen visores para el chofer del camión, hablemos claro, no se dan todas las garantías para el trabajador.
Entendemos que estas cuestiones son de ágil tratamiento y diálogo por lo que ya estamos buscando generarlo, planteando la necesidad de cambiar al menos en éstas situaciones puntuales.
Porque además, hay otros problemas de complejidad mayor, que invita a participar a otros actores del gobierno como lo son los beneficios a inversiones extranjeras que comienzan a monopolizar las cargas, recibiendo exoneraciones a veces inexplicables o beneficios que parecieran generaran una competencia desleal.
Las exigencias no parecen estar equiparadas, en cuanto a tributos, vehículos en uso autorizados, se vienen los tricamiones aumentando la capacidad de carga en un solo vehículo agravando la situación de los pequeños y medianos transportistas.
La casa estaba desordenada es verdad, la casa se está ordenando también es verdad pero quedan cosas aún por solucionar, escuchando al que las sufre, al que las cuenta todos los días. Aun siendo coalición nos escucharán reclamar, ¿hace falta explicarlo diputado Gustavo Zubía?
Se puede y se debe solucionar el reclamo del transportista pequeño o mediano, son demasiadas familias las que son perjudicadas directa o indirectamente como para no tomar en serio su sentir. Analizando entre las partes más instruidas del asunto y el gobierno, corrigiendo aquello que no parece ser pertinente o peor, de no tener el más mínimo sentido común.