martes 16 de abril, 2024
  • 8 am

Algunos sospechan, pero circunstancias ayudaron

Es normal que, sobre todo desde el bando sanducero quien también aspiraba al título regional, se sospeche de la diferencia abultada que desembocó en una nueva consagración de la selección representante de la Liga Salteña de Fútbol.
Lo cierto es que, desde nuestra perspectiva, quienes estuvimos allí vimos a una selección de Rivera totalmente apática. Luego, de manera extraoficial, pudimos saber que la interna de la liga de la frontera padece problemas que, mal o bien, repercutirían en el resultado. Por ejemplo, la imposibilidad de practicar en su predio, el Atilio Paiva. Además, se rumorean problemas con la directiva. Anoche en el Dickinson la selección se presentó con apenas seis suplentes, en una planilla donde incluso habían nombres tachados, posiblemente imposibilitados de viajar. A eso hay que agregarle que se notó una planificación muy incisiva de Aliberti. El juego rápido y los circuitos propuestos por la rojiblanca vislumbraron una preparación acorde a la necesidad de golear a como dé lugar.
Se puede entender, desde la mirada de externos, la credibilidad del resultado pero lo cierto es que, al parecer, se conjugaron factores que permitieron a Salto ser claramente superior y conseguir su objetivo.
Adrián Canosa